Biscarrués: La Comisión de Agua apuesta por una solución que satisfaga a todos

La polémica sobre Biscarrués ha llevado a la Ponencia del Pacto del Agua a recoger las exigencias de todas las partes implicadas en el litigio. La complejidad de alcanzar una solución, dada la diversidad y cantidad de agentes y factores que inciden en la cuestión, requiere ?tiempo? y un clima ?social de sosiego?, según el organismo.

La Ponencia de Obras del Pacto del Agua afirma que el camino avanzado ha sido mucho y desde su posición de ?mera facilitadora?, pretende recoger desde las distintas sensibilidades dónde tendrían que ponerse los acentos en el camino que queda por recorrer en la polémica sobre el embalse de Biscarrués. En este momento el clima de la Ponencia está marcado, según ésta, ?por el trabajo serio, la generosidad y la responsabilidad por parte de todos sus miembros, lo que nos lleva a afirmar que es posible lograren el este marco un acuerdo que recoja los legítimos intereses de las partes, siempre que se cuente con el tiempo y el clima social de sosiego adecuado?. No obstante, recuerda una vez más que ?los problemas complejos requieren soluciones complejas? y la gestión del agua en sí misma entraña una complejidad máxima si cabe. Afirman que los actores son muchos, las soluciones técnicas diversas, los intereses contrapuestos, la legislación exigente, los presupuestos significativos y los tiempos administrativos interminables. En todo caso, la búsqueda de la mejor solución debería ir acompañada del tiempo necesario para propiciar las condiciones necesarias para sanar heridas y permitir una salida digna a cada persona, entidad o territorio. Por otro lado, ?somos conscientes de que la decisión final sobre el conflicto alrededor de Biscarrués deberá conjugar un equilibrio difícil entre los imprescindibles criterios técnicos, sobre los que se lleva mucho tiempo trabajando; los evidentes intereses y responsabilidades políticas, etc; y todo eso mezclado con el respeto a lo que la propia realidad va entendiendo como asumido en el imaginario colectivo?, afirman desde la Ponencia. "FOTO FINAL" Según este Organismo, habría que acabar de consensuar, con la tutela y la responsabilidad del Gobierno de Aragón, la ?foto final? del regadío en la región. Porque no se pueden generar más expectativas a los agricultores que llevan muchos años de promesas y para poder acercarse con el máximo rigor el agua regulada que se va a necesitar para servir con las máximas garantías las distintas demandas de las próximas décadas, explica la Ponencia de Obras. La gestión del tiempo y el compromiso de las instituciones con los acuerdos tomados son factores determinantes para la aceptación por las partes de una resolución adecuada, por lo que ?creemos que un dictamen que pretendiera aprobarse en el marco de la Comisión del Agua con la aceptación de todos los actores debería cumplir cinco requisitos esenciales?, resaltan los responsables de la Ponencia. Lo ideal ?afirma- es que recogiera los intereses fundamentales de todas las partes; que fuera una propuesta cerrada que incluyera un conjunto de medidas a adoptar con la máxima celeridad, con un cronograma claro que concretara cómo abordar en el menor tiempo posible cada una de las mismas. Que, además contara, con el apoyo explícito y el compromiso de ejecución económica y temporal del Gobierno de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Ministerio de Medio Ambiente. Por último, que incluyera un estudio de garantías que asegure que se cumplen las demandas para todos los usos consensuados y permita una correcta explotación, y que asegurara la creación de una comisión de seguimiento para asegurar la agilidad de los complejos procesos administrativos. La Ponencia ha detallado cuáles son los intereses ya consensuados que debería recoger un dictamen en la ponencia desde hace muchos meses para cubrir las demandas de las partes. La satisfacción de las necesidades actuales de todos los usos del agua para el conjunto del sistema, regadío, agua de boca, industriales, medioambientales, recreativos, entre otros; que se cubran las necesidades de agua para los nuevos regadíos de Monegros II y del Cinca, aumentando la capacidad de embalse y regulación, buscando una solución adecuada para los regadíos sociales de Farlete y Monegrillo. Además, que se cubran las necesidades de agua para regadíos sociales en forma de manchas verdes, en la zona de la Hoya de Huesca y se asegure el desarrollo económico del territorio de la Galliguera; que se pongan en marcha medidas urgentes que ayuden a afrontar la sequía en momentos de máxima urgencia y se estudie el problema de la salinización y sodización de las tierras, entre otros intereses.

Comentarios