Empieza en Periferias el homenaje a Ramón J. Sender

2005102626 exposi.JPG

El homenaje que Periferias 2005 rinde a Ramón J. Sender empieza este jueves con una conferencia de Antonio Elorza sobre ?Las militancias rotas?. La jornada se completa con un espectáculo danza del uruguayo Andrés Waksman. Más de 4.000 personas han acudido a los espectáculos de Periferias 2005.

El primer acto homenaje a Ramón J. Sender será a las 20.00 horas en el Salón de Actos de Multicaja: una conferencia en la que Antonio Elorza desvelará las luces y las sombras de la trayectoria vital de Sender y de su compromiso político.

Después, a las 22.30 horas, en el Centro Cultural Matadero, habrá un nuevo espectáculo de danza.

Por otro lado, los jóvenes que acudan este jueves al Matadero entre las 14 y las 20 horas y se inscriban en el Servicio de Información Juvenil por teléfono móvil, recibirán una entrada para el concierto del viernes ?There?s a riot going on!?, a las 23.00 horas, en la Carpa del Recinto Ferial.

Los organizadores aseguran que Periferias 2005 está siendo la edición con más afluencia de público.

Antonio Elorza es catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid y además, es sociólogo, escritor y colaborador del suplemento ?Babelia? de El País. Ha sido definido como especialista en todo tipo de ?patologías políticas?. Es también un buen conocedor de la vida y obra del escritor oscense Ramón J. Sender, a cuya saga Periferias dedica este año un homenaje. Presentará la conferencia José Domingo Dueñas, gran experto en la obra del autor altoaragonés y coordinador del Centro de Estudios Senderéanos del Instituto de Estudios Altoaragoneses.

Andrés Waksman inició su formación de danza con Graciela Figueroa en su Montevideo, su ciudad natal, para más adelante trabajar con coreógrafos y compañías como Wim Vandekeybus, Sophie Pérez, Tomás Aragay o General Eléctrica. Actualmente dirige su propio espectáculo, ALAS, en Barcelona, donde desarrolla su proyecto Laboratorio de Solos. En cuanto a ?Solos en Oslo?, Walksman asegura que es el ?retrato de algunos antihéroes de los tiempos que corren. El frío se instala en sus corazones cuando perciben o creen que el mundo prescinde de ellos y sus reacciones pueden ser diversas: la venganza, la negación, la intensidad, la indiferencia, la danza? Todos queremos subirnos al tren del éxito y del reconocimiento, ser guapos y vestir como dicta la moda, ser visto y gustar, pues si nos perdemos este tren, el siguiente nos lleva a Oslo y allí en el Norte hace mucho frío, se nos hiela el corazón y no entendemos el idioma?.

Comentarios