4.800 millones de euros, presupuesto de la DGA para 2006

2005110202 gráfico.jpg

El Consejo de Gobierno de la Diputación General de Aragón ha cifrado las cuentas del Ejecutivo autónomo para 2006 en un total de 4.803 millones de euros, de nuevo el mayor presupuesto nunca aprobado en la Comunidad, un 12,66% más de lo presupuestado en 2005. Este crecimiento es el ?mayor registrado? sin ningún traspaso de competencias desde el Estado, según se apunta desde el Gobierno de Aragón. El Ejecutivo añade que los presupuestos 2006 buscan mejorar los distintos servicios a los aragoneses.

?Un presupuesto redactado con gran capacidad y entendimiento entre todos los departamentos?. Así califica el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, las cuentas públicas de la Comunidad de Aragón recién aprobadas por Consejo de Gobierno y presentadas hoy miércoles en Zaragoza. Un total de 4.803 millones de euros es la cifra de estos presupuestos para 2006, lo que supone 540 millones más que lo que se planificó para este año, 2005.

El incremento, un 12,66%. En realidad, los presupuestos aragoneses vienen incrementándose de manera ininterrumpida ejercicio tras ejercicio, al amparo de las transferencias de competencias y la prestación de servicios que asume la DGA año tras año. En este sentido, los 4.803 millones del próximo contrastarán con los menos de 2.000 millones que se fijaron para 1999. O con los 2.552 millones de euros de 2002. Fue en 2003, con la asunción de competencias vitales como la Sanidad o la Educación, cuando las cuentas aragonesas han dado un salto adelante, nunca inferiores a partir de entonces a los 3.700 millones de euros.

Lo que sí destaca el consejero de Economía, Eduardo Bandrés, es que el incremento del 12,66% entre las cifras de 2006 y las de 2005 supone ?el mayor aumento contabilizado? sin que medie traspaso alguno de competencias entre el Estado y la Comunidad de Aragón. Esto sirve al consejero para ilustrar que los recursos del Gobierno de Aragón se destinan cada vez más a consolidar, mejorar e incrementar la cartera de servicios que se ofrece desde la DGA a la sociedad aragonesa.

ESTABILIDAD Y DEUDA

El consejero Bandrés refiere estas cuentas de 2006 como las cuartas consecutivas en las que se respeta la ?estabilidad presupuestaria?, basada en el equilibrio entre ingresos y gastos. Economía confía en que el escenario de crecimiento económico y previsión de ingresos se mantenga durante el año que viene, así se evitará el recurso del aumento de la deuda y, en fin, se conseguirá que el porcentaje de deuda del Gobierno de Aragón sobre el PIB regional baje hasta el 4,1%.

Este desfase porcentual es de un 4,2% ahora mismo, según los datos de Economía; Bandrés contrasta estos datos con el 5% del PIB que ocupaba la deuda en Aragón en 1999, y con lo que ocupa como media en todas las comunidades, un 6,3%. La DGA necesitará para 2006 algo más de 124 millones de euros de financiación, 81 millones para amortizar deuda y 42 millones como ?variación de activos financieros?. Eduardo Bandrés afirma que los capítulos de gasto financiero se rebajarán en 2006.

COYUNTURA ECONOMICA

La política presupuestaria para 2006 se asienta, dice el consejero de Economía, sobre el comportamiento previsto de la economía aragonesa que, mantiene, desde 2003, una tasa de crecimiento en torno al 3,5%. La economía aragonesa cerrará el año 2005 con un crecimiento medio similar al de 2004, es decir, un 3,4%, destacando la contribución de la construcción con un 5,8%, los servicios con un 3,9% y la industria con un 1,7%. La consolidación de dicho crecimiento en 2006 permitiría situar a la economía aragonesa en una tasa del 3,5%, impulsada de nuevo por el dinamismo de la construcción y los servicios y por la recuperación del sector industrial. Este ritmo de actividad se traducirá en un crecimiento del empleo por encima del 4%, de manera que la tasa de paro podrá también reducirse a lo largo del año 2006, prevén los responsables de Economía. Eso sí, el mantenimiento de este escenario de crecimiento a medio plazo está vinculado a la estabilización de los precios del petróleo y a la recuperación de la economía europea.

En el primer caso, el riesgo de añadir nuevas presiones de costes sobre la inflación podría acarrear ajustes al alza de los tipos de interés, comprometiendo la recuperación de la economía europea. Asimismo, el consejero Bandrés define que el impacto de una posible decisión de GM acerca del futuro Opel Meriva ?puede hacer variar las perspectivas de los agentes económicos aragoneses? pero no tendría incidencia directa sobre el capítulo de ingresos. Esto es así porque, sea como sea, el Meriva seguirá fabricándose en Figueruelas hasta 2009.

Comentarios