El Obispo de Huesca realiza su visita pastoral al Arciprestazgo Somontano-Sobrarbe

2005110707 visita obispo.jpg

Estas visitas pastorales, las primeras que hace desde que fue ordenado obispo en 2003, comenzaron el pasado 9 de octubre. Jesús Sanz tiene previsto concluir su primera Visita Pastoral a la Diócesis de Huesca, en el primer cuatrimestre de 2006. Este fin de semana se ha reunido con las comunidades parroquiales de once municipios del arciprestazgo Somontano-Sobrarbe: Casbas, Adahuesca, Alberuela de Laliena, San Román, Yaso, Morrano, Bierge. Antillón, Blecua, Torres de Montes y Bespén.

El Obispo también tiene previsto visitar Angüés, Junzano, Casbas y Sieso el próximo 13 de noviembre. Cuando concluya su periplo por el arciprestazgo Somontano-Sobrarbe proseguirá en los otros cuatro que conforman la diócesis: Monegros, Sesa-Berbegal, Ayerbe y Almudévar. La previsión del Obispo es visitar la Diócesis de Huesca en lo que queda de 2005 y el primer cuatrimestre de 2006. Posteriormente, hará lo propio en la diócesis de Jaca, de la que también es obispo.

Todo Obispo debe visitar su diócesis de modo completo y ordenado al menos una vez cada cinco años; organizarse para poder llegar a todos los arciprestazgos y visitar las distintas parroquias y unidades pastorales en ese margen de tiempo. En las visitas pastorales realizadas, Jesús Sanz les habla a los feligreses ?de cómo debemos convivir con esas personas que Dios pone a nuestro lado con motivo de los lazos familiares, vecinales o laborales?. En este sentido les indica que ?convivir es también aprender a perdonar, a dejarse acompañar por otras personas distintas que no deseamos nunca distantes?.

Asimismo en sus encuentros con feligreses de todas las edades, el Obispo de Huesca les invita a que vivan su responsabilidad en la construcción de un mundo verdaderamente nuevo. Respecto a las penalidades que de países en guerra o que sufren cualquier calamidad y penuria les indica que todo ello queda a veces demasiado lejos como para que podamos ayudar.

Después de encontrarse con las comunidades parroquiales mencionadas Jesús Sanz señala que a los feligreses les hace ilusión ver de cerca, poder conversar con su Obispo al hilo de la vida sencilla, de todo aquello que les sucede cotidianamente. Además, cuando hay una persona impedida para acudir a la Parroquia, se organiza la visita para dedicarle un ratito.

Según Jesús Sanz, la Visita Pastoral no es simplemente una actitud de cortesía y buena urbanidad, sino reconocer en los feligreses ese Pueblo que Dios le ha confiado y reconocer en él al Pastor que el Señor les ha enviado. Y añade que, no se trata de una formalidad sino de un encuentro fraterno que deseo sea para todos una ocasión de gracia del Señor. El propósito del Obispo es conocer la vida de las comunidades en las distintas Parroquias; interesarse por los niños y jóvenes, las familias, los ancianos y los enfermos.

En más de año y medio Jesús Sanz ha visitado buena parte de la geografía diocesana con motivo de las Confirmaciones de jóvenes, romerías, fiestas particulares, encuentros con sacerdotes o la inauguración de alguna ermita, como la dedicada a Santa Águeda el pasado 10 de septiembre en San Lorenzo del Flumen.

Comentarios