Interpretar música mirando al cielo

2005110909 conserva.JPG

Es la situación en la que se encuentra el Conservatorio de Huesca. Cuando llueve, las grandes goteras que tiene la cubierta del centro provocan que el personal de conserjería tenga que ir poniendo baldes allí donde cae el agua. Esta situación tiene solución, pero de momento no llega.

En principio las obras tienen que comenzar antes de que finalice el año, es el compromiso de la Dirección Provincial de Educación. Habrá que levantar toda la cubierta y reparar sus enormes agujeros. En el conservatorio no se explican como una obra que apenas tiene seis años pueda tener estos problemas. El personal asegura que la obra fue ejemplar en plazos pero no en ejecución, ?las prisas, a veces, juegan estas malas pasadas?.

El problema existente en la cubierta de este centro radica en las conexiones de la misma con los muretes. La actuación para reparar las goteras se carga a los presupuestos del próximo año. Educación tiene previsto invertir más de 50 mil euros para arreglar las goteras del Conservatorio Profesional de Música de Huesca.

Pero los defectos de construcción de este edificio no se quedan ahí. El año que viene habrá que destinar nuevas partidas para el Recubrimiento de los pasillos, para reparar el suelo del salón de actos y para instalar una doble puerta.

El pasado curso Educación aportó 9.000 euros con los que se han subsanado, entre otros, los problemas que había en las ventanas. Cabe recordar que éstas se caían ya que su sujeción era deficiente.

Cabe recordar que el Conservatorio Profesional de Huesca vio también el pasado curso como se solucionaba uno de sus principales problemas. La parte trasera del edificio se protegía del vandalismo. Una valla rodea desde entonces un recinto que la comunidad escolar utiliza ya para realizar diferentes actividades.

Comentarios