La adecuación ambiental de los ibones requiere de actuaciones más allá de aquellas inicialmente previstas

Así lo reconocen los integrantes de la Comisión de Seguimiento del Convenio de Adecuación Ambiental de los Ibones del Pirineo, el Gobierno de Aragón, la Federación Aragonesa de Montañismo, la Confederación Hidrográfica del Ebro, ENDESA y el Ayuntamiento de Sallent .

Una prueba de ello es que en los condicionados de aprobación de los proyectos se han impuesto en algunos casos importantes modificaciones, señalándose además en ellos aquellos puntos en los que se requiere una actuación más cuidadosa, y proponiendo a la vez el empleo de determinados medios que permitan una actuación restauradora más intensa y eficaz.

Sin embargo, hay que considerar también las importantes limitaciones que impone el medio en el que se ubican las obras, requiriéndose en gran medida un trabajo eminentemente manual, el empleo de maquinaria ligera y el desplazamiento y retirada de elementos a vertedero necesariamente con medios aéreos, contando para ello además con un periodo hábil para trabajar muy corto.

El citado convenio beneficiará a los enclaves de Ip, Arrieles, Respomuso, Campoplano, Bachimaña, Brazatos, Bramatuero, Azul, Marboré y Urdiceto. Este convenio supone un ejemplo de colaboración institucional en beneficio del medio ambiente y el territorio, ya que fue suscrito por el Gobierno de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro, Ibercaja, la Fundación ENDESA, ENDESA, S.A., y los Ayuntamientos de Canfranc, Sallent de Gállego, Panticosa, Bielsa y Montanuy.

Las actuaciones tienen una programación inicial de tres años y pretenden contribuir a la restauración paisajística y ambiental del entorno de los ibones más alterados por las obras de ejecución de aprovechamientos hidroeléctricos, intentando minimizar en lo posible el impacto de unos aprovechamientos concedidos con mucha anterioridad a la aplicación de legislaciones ambientales hoy evidentemente más estrictas.

Hasta el momento se ha desarrollado en el entorno de Respomuso y de Bachimaña están muy lejos de poder darse por finalizadas, por lo que se deberá esperar a la evolución de los trabajos en el próximo año para poder realizar el balance definitivo de lo acometido, pero podemos señalar como significativos los resultados obtenidos, por ejemplo, con la retirada de torres del Ibón de Brazato y diversas demoliciones en Marboré, Urdiceto, e incluso, en los ibones antes citados.

Comentarios