Aramón afirma que no ha recibido aviso sobre la obligación de pagar un impuesto “medioambiental”

El Grupo Aramón ha negado que ya esté pagando un impuesto para contribuir a la conservación del medio ambiente. En caso de que tuviera que ser así, la sociedad ha garantizado que el impacto de esta tasa recaería en la empresa y nunca en los clientes. Un comunicado del grupo que agrupa las estaciones de Cerler, Formigal, Panticosa y Nieve de Teruel deja claro este asunto. Esta semana en declaraciones a Radio Huesca Digital, Astún y Candanchú se han mostrado contrarias a este nuevo impuesto anunciado por la DGA

La sociedad Grupo Aramón no ha recibido hasta el momento ninguna confirmación oficial sobre la aplicación de un impuesto que contribuye a la conservación del medio ambiente, según informa en un comunicado. No obstante, el grupo interpreta que dicha contribución pretende concienciar a los agentes económicos y a los ciudadanos, en general, de la necesaria repercusión de dichos costes a la sociedad que disfruta de la naturaleza.

En tal sentido, la sociedad asegura que el impacto de dicha tasa incidirá directamente en su cuenta de resultados, sin que se plantee su repercusión a los clientes o usuarios de las instalaciones, pistas o remontes, por tratarse de un coste fijo empresarial y no de un coste variable como otros tributos conocidos como ?ecotasa?.

Estas declaraciones las ha realizado Aramón en referencia a las informaciones aparecidas recientemente en diferentes medios de comunicación relacionadas con un nuevo impuesto que afectaría al sector de la nieve. Aramón, ante el interés mostrado por algunos medios de comunicación sobre la posición de la empresa, ha hecho estas declaraciones en un comunicado. El Gobierno de Aragón recuerda que participa en un 50% en el capital de esta sociedad.

Comentarios