La Universidad de la Experiencia incrementa las opciones educativas de Sabiñánigo

2005111010 universidad de la experiencia.jpg

El día diecisiete de este mes tendrá lugar oficialmente en Sabiñánigo la apertura del curso de la Universidad de la Experiencia, un programa cultural dirigido a personas mayores, que por primera vez en Aragón, se impartirá en una ciudad distinta a las capitales de provincia.

Este aspecto lo ha destacado el alcalde, Carlos Iglesias, en la firma del Convenio de Colaboración entre la Universidad de Zaragoza y el Ayuntamiento serrablés que contribuye con doce mil euros para su realización, ?con un compromiso de tres cursos que recibirán la citada cantidad?. Esta iniciativa, ?incrementa la oferta cultural y educativa de Sabiñánigo que se une a la UNED, Conservatorio, Escuela de Idiomas y las enseñanzas, de infantil, medias y bachilleratos?.

El director de la Universidad de la Experiencia, Agustín Ubieto, ha insistido que ? no debe frenar a nadie el plantearse el participar en la misma, ya que no se exige ninguna preparación previa ni titulación, al posibilitar a sus alumnos el gusto y el placer de aprender por aprender?. Las clases serán impartidas por profesores y catedráticos de la Universidad de Zaragoza.

En la nueva sede de Sabiñánigo podrán estudiar personas desde los 55 años, mientras que en Zaragoza se ha de tener 60 años, según ha indicado el director de la Universidad de la Experiencia. En estos días esta abierto el periodo de matricula, se ha divido en cuatro conferencias, cursos monográficos que van desde la capacidad psicológica del ser humano para enriquecer su vida, el reciclaje, historia del deporte y la actividad física o la geología entre otros.

La Universidad de la Experiencia ofrece en la capitales de la provincia tres tipos de programas diferentes, cada uno se compone de tres años. El perfil del estudiante es muy variado, desde personas que no tienen formación hasta profesionales que quieren seguir estudiando. Por ello, los cursos se dividen en tres programas de diversa dificultad. El básico, en el que sólo se requiere la asistencia, como es este caso de Sabiñánigo y por el que se ha interesado también Utebo. El diploma de especialización, en el que se cursan diferentes asignaturas y los alumnos sí que se examinan. Y por último, está el de actualización, donde los estudiantes acuden a las clases en la facultad y pueden coincidir con sus nietos.

Comentarios