Celebración del día de la Iglesia Diocesana

Este domingo se celebra, de nuevo, el Día de la Iglesia Diocesana. Los fines de esta jornada son dos: reavivar la conciencia de lo que es y significa para cada cristiano católico su propia Iglesia local o diócesis, y llevar a cabo una colecta para ayudar a sus muchas necesidades.

En este día se recuerda que, a través de la Iglesia, los creyentes reciben su formación cristiana y van creciendo en valores humanos y religiosos. Además, la iglesia atiende numerosas obras al servicio de los más necesitados, tanto en el primero como en el tercer mundo. Se recuerda, además, que para llegar a todas las parroquias de las diócesis, es preciso recorrer cada semana miles de kilómetros y tener muchas personas, entre sacerdotes, religiosos y seglares, disponibles para atender las múltiples actividades que la iglesia mantiene.

Para sostener estas realidades, la Iglesia necesita el apoyo de todos, especialmente de los católicos. Es en este día cuando, aseguran, deben tomar conciencia de que tienen que colaborar en sus actividades y aportar, con generosidad, su dinero. Recuerdan, además, que hay muchas maneras de sostener económicamente a la iglesia. Hay tres: la cuota periódica o suscripción bancaria a través de la parroquia o la administración diocesana; las limosnas u ofrendas voluntarias, que se realizarán en la colecta de las misas; finalmente, poner la ?equis? en la casilla de la Iglesia católica cuando se hace la Declaración de la Renta.

La diócesis quiere recordar que quienes son Iglesia, deben colaborar en su sostenimiento económico. En las iglesias, este fin de semana, se repartirán unos folletos explicativos de la iglesia diocesana y sus necesidades, así como unos sobres en los que los fieles podrán hacer sus aportaciones económicas.

Comentarios