Indigna puerta al Casco Histórico

Lorenzo Río

Paseando por las calles del centro de la ciudad uno se da cuenta de que hay puntos negros que parece que nunca van a dejar de serlo. Hablo de puntos negros, no desde el lado de la peligrosidad ?aunque en su día se derribó el inmueble precisamente por su estado de ruina- sino de la fealdad. Me refiero a uno en concreto que siempre aparece en mi discurrir diario por la ciudad y el de miles de oscenses cada día: el solar de la antigua casa Vilas. Asusta mirar atrás, hacer cálculos mentales rápidos y darse cuenta de que ya son más de tres años los que han pasado desde que se derribó la Casa, y hasta el momento NADA DE NADA, así, en mayúsculas.

Lo que en su día fue un emblemático inmueble de la ciudad, hoy nos presenta un solar completamente abandonado y que afea con rotundidad la zona centro de la ciudad. Cómo podemos estar hablando de ?poner guapa? a Huesca de cara a una cita como la Expo de 2008, cuando estamos descuidando ?y año tras año- nuestras propias calles. Siempre que paso por ahí me viene a la cabeza lo que pensarán los turistas (que por cierto, son cada vez más y por ello también nos debemos esforzar más) que se acerquen a Huesca, paseen por esa zona y se encuentren con semejante ponzoña de lugar, quizás después de haber visitado la riqueza de un templo tan señalado en Huesca como la Basílica del patrón, de San Lorenzo, que curiosamente está a tan sólo unos metros de ella. El contraste en principio se antoja chocante, ¿no?.

Casi ridículo resulta ver cómo se instaló meses atrás la señalización turística de los puntos visitables en el Casco Antiguo, señalética que se encuentra justo en la esquina en la que esa ponzoña de solar sirve de una de las puertas a nuestro Casco Histórico y por una de las calles de comercio tradicional de la ciudad. Vaya puerta...

Los proyectos hablan de levantar viviendas en ese solar, inmuebles que todavía no están porque no hay acuerdo entre los propietarios desde hace años. Y mientras tanto seguimos viendo como ese solar sigue siendo una indigna puerta a ese Casco Histórico del que siempre se habla y se dice en boca de muchas autoridades que hay que ?poner en valor?, como les gusta decir a ellos.

Comentarios