Huesca, entre las ciudades en las que se circula lento

2005111616 coches.JPG

Son varias las circunstancias que hacen que la circulación por Huesca sea más lenta de lo que sería deseable. Entre las principales causas figuran la adaptación de los conductores al ritmo de conducción que tiene la ciudad, situación de la red semafórica, aparcamientos en doble fila o la excesiva utilización del vehículo en trayectos cortos.

Además de no adaptarse al ritmo de conducción que exigen algunas vías, los conductores se han acostumbrado a no señalizar la salida en rotondas y otros movimientos con los intermitentes lo que lleva a confusiones en el tráfico. La red de semáforos tiene una fase de seguridad que añadida a los despistes y la falta de atención al volante provoca una circulación más lenta.

Otro aspecto preocupante es la doble fila en calles estrechas que impiden el paso a furgonetas, autobuses e incluso camiones. Los aparcamientos en zonas prohibidas también están a la orden del día por lo que todo éste compendio lleva a los expertos a confirmar que Huesca es una de las ciudades donde se circula más lento de lo que sería normal por las características de la ciudad.

Huesca no es una ciudad donde se utilice en exceso el trasporte público y los taxis se solicitan de forma puntual y no para desplazamientos cotidianos. También es reseñable que el parque automovilístico es muy elevado para el número de habitantes y es que hay más de 35.000 vehículos censados en una ciudad de unos 48.000 habitantes.

Según un informe de la revista Consumer, recorrer un kilómetro urbano por Pamplona cuesta 4 minutos, mientras que en Alicante y Santander es de 15 minutos. Huesca no es comparable a este informe por las características de las calles y avenidas, pero está claro que el tráfico es lento por la ciudad oscense.

Comentarios