Monzón insta al Obispo de Lleida a cumplir con la devolución de los bienes eclesiaticos

El primer teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Monzón, Manuel Campo, al hilo de las últimas noticias aparecidas respecto de la devolución de los bienes religiosos al Obispado Barbastro-Monzón por parte de la diócesis leridana, le ha pedido al Obispo de Lleida, Xavier Ciuraneta, ?que proceda, sin más dilación, a cumplir lo ordenado por la Congregación de Obispos?.

Manuel Campo ha reconocido que ?todos tenemos a nuestra disposición los medios que nos ofrece el ordenamiento jurídico, en este caso canónico, para defender los que entendemos que son nuestros derechos, pero cuando los tribunales deciden, las reglas del juego obligan a respetar sus decisiones?, para declarar a continuación que ?el Obispado de Lleida se comporta de manera impropia, como un jugador ventajista, que respeta las reglas cuando le benefician, y las incumple cuando le perjudican?.?Si grave y contrario a todo comportamiento moral es ese comportamiento en cualquier ciudadano, mucho más grave es cuando el que incumple las reglas es un Obispo, porque entonces ya hablamos de algo más serio, hablamos de que el Obispo desobedece a Roma, y todos sabemos las consecuencias que para un hombre de Iglesia lleva aparejada la desobediencia a Roma?.

El edil montisonense confía, no obstante, en que el recurso interpuesto por el Obispado de Lledia contra el Decreto de la Congregación de Obispos no sea finalmente admitido a trámite, ?es una salida desesperada que no tiene visos de prosperar, una cosa es que Roma, para evitar luego alegaciones de indefensión por parte del Obispado de Lleida, estudie la posibilidad de admitir el recurso, y otra muy distinta que lo haga, dada su falta absoluta de fundamento. Pero lo que no me cabe ninguna duda es de que, aún en el supuesto improbable de que admita el recurso, en ningún caso se va a modificar la resolución de la Congregación de Obispos, puesto que además es coincidente con todas las resoluciones anteriores sobre este asunto?.

Manuel Campo ya presentó en el último pleno ordinario del Ayuntamiento de Monzón una propuesta, aprobada por unanimidad de todos los grupos, en la que se reclamaba al Obispado de Lleida el cumplimiento de lo ordenado en el Decreto de la Congregación de Obispos.

Comentarios