La Red Aragonesa de Desarrollo Rural conoce el modelo de desarrollo andaluz

El viceconsejero de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Juan A. Fernández Batanero y el Director General de Desarrollo Rural, José Román Montes, recibieron a una delegación de 38 alcaldes, diputados y responsables de grupos de desarrollo de Aragón y de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural, encabezada por su presidente, Manuel Conte Laborda.

Durante la recepción, el viceconsejero de Agricultura y Pesca explicó a los responsables de la Red Aragonesa la apuesta decidida del Gobierno andaluz por el medio rural. ''Esto se ha traducido en la puesta en marcha de unas políticas específicas para las zonas rurales: infraestructuras, mejores comunicaciones, tecnologías, equipamientos que han facilitado que exista una auténtica diversificación económica que fija a la población al medio rural y facilita el relevo generacional''.

Añadió que esta diversificación se está aplicando en las zonas rurales a través de 50 grupos de desarrollo rural (GDR) que ''juegan un papel importantísimo en la articulación territorial de las comarcas rurales''. La visita sirvió para firmar un convenio de colaboración entre RADR y la Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía (ARA) con el objetivo de fomentar la colaboración y el intercambio de experiencias entre ambas entidades.

Una de las características que diferencia a Andalucía del resto de comunidades autónomas es que los 50 GDR andaluces cooperan entre sí a través de proyectos interterritoriales mediante ?siete grupos de cooperación constituidos en torno a una misma estrategia de desarrollo''.

Comentó que el modelo de desarrollo que defiende ARA pasa porque ''los grupos de desarrollo amplíen sus competencias técnicas y económicas de cara al nuevo marco de ayudas pues estos pueden simplificar la gestión administrativa en las zonas rurales y, sobre todo, ponen en valor el capital humano integrando la iniciativa pública y privada''.

El presidente de la red andaluza reclamó la intervención de los grupos en las políticas agrarias y medioambientales que se pongan en marcha en Andalucía. Durante su estancia en Andalucía, la delegación aragonesa está conociendo las bondades de las políticas de desarrollo rural basadas en la valorización de sus recursos endógenos y en la participación activa de la población en la toma de decisiones y en la gestión de los fondos de las administraciones europea, autonómica y general del Estado.

Comentarios