Más de 800 personas cursan estudios musicales en la provincia de Huesca

2005112121 músicos.JPG

Acordeón, arpa, canto, clarinete, clave? y así hasta 18 especialidades son las que imparte este año el Conservatorio de Música de Huesca. Este curso se han matriculado 430 alumnos. Los instrumentos que más interés despiertan siguen siendo los tradicionales: guitarra, piano y violín. En la música también existen modas, este año los instrumentos estrella son el saxofón y los de percusión.

En el Conservatorio de Música de Huesca, los alumnos pueden cursar el grado elemental y el grado medio. Para cursar el grado superior es necesario desplazarse al Conservatorio Superior de Música de Aragón, en Zaragoza. Cada año son más los jóvenes que deciden iniciarse en las enseñanzas musicales. Lo que para muchos comienza siendo hoy un hobby, se convierte con el paso de los años en una profesión muy vocacional.

En el Conservatorio de Música de Huesca, los jóvenes pueden aprender a tocar desde el acordeón hasta la flauta travesera. Las clases de violín tienen una gran demanda. Los niños empiezan a tocar este instrumento a los 8 años, dedicándole gran parte de su tiempo libre.

El saxo está de moda. Este año son muchos los alumnos que han comenzado los estudios de este instrumento moderno y de carácter popular. A pesar de su atractivo, el saxo ,como el resto de los instrumentos, también requiere una gran dedicación y sobre todo un hábito de estudio.

Clases de lenguaje musical, armonía, orquesta, música de cámara completan la formación de los jóvenes talentos musicales de nuestra provincia. Además de en Huesca, los Conservatorios de Monzón y Sabiñánigo también ofrecen la posibilidad de cursar enseñanzas musicales. Más de 800 personas aprenden en la provincia el placer de las artes musicales.

Comentarios