La firma electrónica entrará en vigor el 1 de enero

2005112121 firma electrónica.jpg

El vicepresidente y consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, y el director general de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Sixto Herrero, han rubricado el acuerdo que permitirá implantar la firma electrónica en Aragón a partir del próximo uno de enero.

Este nuevo método de autentificar la identidad del usuario permitirá agilizar los trámites administrativos con las instituciones públicas aragonesas que podrá realizarse a cualquier hora de cualquier día a través de internet.

La solicitud de firma electrónica deberá realizarse, a través de la red, ante la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, quien otorgará unas claves seguras que deberán autentificarse en cualquiera de las 56 oficinas de registro que tiene el Gobierno de Aragón. La firma electrónica es segura, personal y única, por lo que una vez validada puede utilizarse ante otras administraciones, incluida la Agencia Tributaria.

El sistema de generación de firma electrónica consiste en dos claves, una pública y otra privada que están encriptadas y que tienen validez cuando se cruzan, en una relación complementaria, a modo de una cerradura y llave. O de dos piezas de un puzzle. De esta forma existe una parte de la firma pública que tiene el receptor y una parte privada que envía el usuario, único conocedor de la clave encriptada.

Inicialmente, a partir del uno de enero, ya se podrán realizar las primeras transacciones con la administración autonómica de forma segura, como a través de la pasarela de pagos para realizar operaciones económicas y administrativas. Después, el sistema se generalizará a todas aquellas administraciones que lo soliciten de forma gratuita y que se adhieran al convenio a través de un protocolo.

El coste de este servicio, unos 200.000 euros al año, será asumido íntegramente por el Gobierno de Aragón.

Comentarios