Se inician en el Pont de Suert las Jornadas ‘Arquitectura y Cultura con éxito de participación

2005112121 jornadas arquite.jpg

Han comenzado con éxito de participación en el Pont de Suert las Jornadas Arquitectura y Cultura en el Pirineo organizadas por el Centro de Estudios Ribagorzanos (CERIb), la associación rurbans y el Bloc per la Vall (de Boí), con la participación de arquitectos destacados como Ramon Maria Puig, Ricard Lobo, Guillem Sàez y Luis Galicia Ésta es la primera de tres sesiones que tienen previsto continuar la idea de 'repensar' la arquitectura desde puntos de vista diferentes y desde el propio territorio, en Esterri d'Àneu (el 25 de noviembre) y Erill la Vall (16 de diciembre).

De esta primera jornada en Pont hay que destacar la enorme preocupación que existe entre la población y los mismos arquitectos sobre los modelos de arquitectura que se prevén para los años próximos desde la administración. Por eso se estableció hacer una serie de demandas en este sentido, pero también se hizo por parte de los arquitectos y algunos profesionales del sector presentes una autocrítica y un llamamiento a ser más participativos y activos en la conservación y evolución ética de la arquitectura pirenaica.

Delante de más de 60 personas asistentes se emitió la demanda para crear comisiones de arquitectos, técnicos y asesores en las diferentes zonas del Pirineo para evitar que en el momento de decidir sobre uno u otro modelo todo el peso recaiga sobre un solo profesional. En este sentido también se hizo especial mención a la reciente normativa de materiales para la construcción llevada a cabo por el mismo Ramon Maria Puig y se indagó en el profundo debate del uso de la piedra como simple reclamo turístico o en la realidad de los que viven en la montaña y sus necesidades, todo eso intentando encontrar un equilibrio con la arquitectura tradicional.

Por último se mencionó la necesidad de tener en cuenta el paisaje ante la proliferación de promociones inmobiliarias, se promovió el establecimiento de 'criterios' para evitar la arbitrariedad. Como también se entendió que los materiales modernos no tienen por qué ser visto como negativos si son adecuados y ayudan a una evolución lógica de la arquitectura pirenaica, rompiendo así con una visión tradicionalista errónea que ha sido muy restrictiva hasta ahora, pero sin dar vía libre por ninguna de las maneras a las grandes inmobiliarias a jugar con volúmenes, colores y materiales exacerbados y agresivos, cómplices de la especulación actual. La moderadora, Anna Àvila (arquitecta y miembro del CERIb), dio cita así a un gran encuentro de profesionales e interesados por el Pirineo el 16 de diciembre en Erill (Valle de Boí). El Pirineo está de moda y preocupa.

Comentarios