Arranca el II congreso europeo del Hidrógeno

La organización de este congreso y su celebración en la capital aragonesa guardan relación con la estrategia diseñada por el Gobierno de Aragón para fomentar la investigación en torno a la economía del hidrógeno. Hay que tener en cuenta que Huesca es sede de la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón. Una iniciativa que se desarrolla en Walqa y que va a contar con importantes inversiones tanto aragonesas como europeas. El programa reúne en Zaragoza hasta el próximo día 25 a los principales expertos mundiales en la materia e incluye 120 ponencias y 200 presentaciones, además de exhibiciones de vehículos de hidrógeno y equipos que utilizan esta tecnología

Se pretende potenciar el estudio, promocionar la incorporación de Aragón a las actividades económicas relacionadas con el hidrógeno y propiciar el desarrollo tecnológico y la adaptación industrial a estas técnicas. Es la Fundación con todos sus patronos trabajando de forma coordinada quien desarrolla un proyecto para instalar en el Parque Tecnológico Walqa un sistema de generación y aprovechamiento de hidrógeno a partir de fuentes energéticas renovables. Este proyecto ha obtenido ya financiación nacional y comunitaria.

El certamen está organizado por la Asociación Española del Hidrógeno y las Pilas de Combustible y ha sido promovido por el Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, el Ministerio de Educación y Ciencia y la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón. En el acto inaugural, el consejero de Industria, Comercio y Turismo del Ejecutivo autónomo ha señalado que "Aragón va a seguir trabajando para ser una Comunidad de referencia en lo que a la transición hacia la economía del hidrógeno respecta, lo que requiere que todos vayamos de la mano por un camino que instituciones y empresas de todo el mundo empiezan a recorrer ahora". El II Congreso Europeo del Hidrógeno reúne a más de 500 expertos de primera fila del ámbito público y privado procedentes de países pioneros en la investigación sobre la energía del hidrógeno como son Estados Unidos y Japón, además de los responsables de la Unión Europea. Así, el congreso será clausurado por Carl Peter Foster, consejero delegado de General Motors Europa, firma cuyos prototipos del modelo Hydrogen 3 podrán probarse el penúltimo día del certamen, al igual que dos autobuses movidos por hidrógeno, estaciones de repostaje y otras aplicaciones prácticas.

El programa comprende 120 ponencias orales y 200 presentaciones en póster en las que se analizan desde esta mañana la situación del hidrógeno, los proyectos que están en marcha, los avances conseguidos y las distintas aplicaciones de esta fuente energética del futuro respetuosa con el medio ambiente. Paralelamente a este congreso se celebra el Segundo Encuentro Empresarial del Hidrógeno y las Pilas de Combustible que cuenta con ponencias empresariales y comerciales, además de encuentros bilaterales y una exposición en el Auditorio.

El programa se completa con visitas técnicas a los laboratorios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Zaragoza, al museo del Viento de la Muela y a las estaciones de servicio de hidrógeno existentes en Madrid y Barcelona. A estas dos citas hay que añadir la celebración durante toda la semana de varias reuniones de los órganos más importantes en España y Europa para el sector: la Junta Directiva de la Asociación Europea, la de la Asociación Española, el Comité Organizador del Congreso Mundial del Hidrógeno 2006 y la Asamblea Plenaria del Comité Técnico de Normalización de AENOR de Tecnologías del Hidrógeno.

El Hidrógeno, la solución a los problemas energéticos

En la actualidad el agotamiento de las fuentes de energía tradicionales, las fluctuaciones en los precios del petróleo, la preocupación por el calentamiento global y el aumento de la demanda energética han situado al hidrógeno en el punto de mira.

Se trata de un "vector energético" flexible que puede producirse a partir de cualquier fuente de energía primaria y que está en nuestro entorno aunque combinado con otros elementos: está en el agua, en la biomasa.... Existen nada menos que 1001 métodos para producirlo, tal y como lo explica el presidente del Comité Organizador de este Segundo Congreso, Rafael Luque. De la mano de otra tecnología complementaria, las pilas de combustible -un dispositivo electroquímico que convierte directamente la energía química en eléctrica- se puede generar calor y electricidad de manera limpia y rentable dando lugar a lo que se conoce como energía del hidrógeno. Con ella se contribuye así a los objetivos de la política pública europea en materia energética: calidad del aire, reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y competitividad industrial.

Además según explica Luque, con el hidrógeno "se puede generar energía cuando las renovables no están disponibles" ya que se puede almacenar y transportar. Las aplicaciones del hidrógeno

El hidrógeno como alimento de las pilas de combustible puede tener diversas aplicaciones englobadas en tres grupos:

Aplicaciones estacionarias: generación eléctrica distribuida y cogeneración.

Aplicaciones móviles: motores de vehículos para transporte terrestre, marítimo y aéreo.

Aplicaciones portátiles: fuentes de alimentación para teléfonos móviles y ordenadores.

De esta manera los fabricantes de automóviles ya han desarrollado prototipos con pila de combustible y con hidrógeno que garantizan vehículos de emisión cero con un espectacular aumento del rendimiento. En cuanto a los dispositivos electrónicos portátiles la miniaturización de las pilas de combustible ofrece importantes ventajas frente a las baterías convencionales como un incremento del tiempo de funcionamiento, reducción de peso y facilidad de recarga.

En palabras de Rafael Luque "estamos hablando de un cambio radical en sectores como el transporte y la generación eléctrica" con una importante generación de empleo.

Problemas actuales del hidrógeno

En la actualidad, el punto débil del hidrógeno está principalmente en su almacenamiento. Tiene una densidad muy baja con lo que, por ejemplo, un coche de hidrógeno actual necesitaría repostar unas cuatro veces más frecuentemente que los coches normales.

Por otro lado, las pilas de combustible son complejas y su desarrollo industrial está naciendo, de ahí que su coste sea todavía bastante elevado para los usuarios finales, por encima del de las tecnologías convencionales. Ambos factores hacen que sea necesario invertir muchos recursos económicos en trabajos de investigación que desarrollen sistemas de almacenamiento, formas de obtención del hidrógeno a precio competitivo y tecnologías de producción en serie para los sistemas y pilas de combustible.

En esta labor están inmersas, dadas las ventajas de esta energía limpia y de alto rendimiento que se advierten hace tiempo, empresas privadas y también instituciones públicas como el Gobierno de Aragón.

Comentarios