Numerosos servicios de atención a mujeres víctimas de malos tratos

2005112626 pérez.jpg

En la actualidad y afortunadamente cada vez es mayor el número de medidas que se toman cuando se dan casos de violencia doméstica. También es importante la cada vez más estrecha coordinación entre las fuerzas de seguridad y las instituciones para proteger a las mujeres que sufren malos tratos. Además del teléfono de urgencia 900 504 405 que el Instituto Aragonés de la Mujer pone a su disposición, y que no aparece reflejado en la factura del teléfono, se cuenta con una serie de servicios de apoyo distribuidos por todo Aragón.

Elena Pérez, Jefa de Sección en Huesca del IAM, explica que al otro lado del teléfono de urgencia se encuentra un abogado encargado de informarle sobre los pasos que debe seguir, en el caso de que desee denunciar, además de una trabajadora social que será quien le explique los detalles del alojamiento.

También existen las casas de acogida, repartidas entre las tres provincias aragonesas, además de una casa de emergencia en Zaragoza. Uno de los asuntos en los que se está trabajando es en el ámbito laboral, ya que el IAM entiende que una mujer maltratada debe tener independencia económica. Este año se han firmado varios convenios con diferentes cadenas y FEACCU tiene previsto en 2006 poner en marcha una empresa de trabajo para mujeres en el que se dará prioridad a las víctimas de malos tratos.

Sin embargo, esto no significa que los malos tratos sólo los padezcan mujeres con un nivel económico bajo, si bien es cierto que tener cierta dependencia económica del maltratador repercute a la hora de denunciarle. En el caso de mujeres independientes, desde el punto de vista económico, el problema viene por la dependencia psicológica que se crea la víctima de su verdugo.

Comentarios