La operación policial "tango" detiene a ocho personas en Jaca

La operación, denominada ?Tango, se ha desarrollado en un Club de alterne de Jaca, donde operaba el nexo de unión de una organización especializada en transporte de mujeres a España, para su posterior explotación sexual. Funcionarios de la Unidad de Extranjería y Documentación y de la Unidad de Policía Científica de la Comisaría Provincial de Huesca, así como efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Jaca, han desmantelado el nexo de unión de una organización especializada en transporte de mujeres a España para su posterior explotación sexual.

Durante la operación, denominada ?Tango?, la Policía Nacional ha detenido a ocho personas; seis de ellas propietarias y encargadas de un club de alterne de esta última ciudad, por presuntos delitos contra los ciudadanos extranjeros, relativos a la prostitución, asociación ilícita y detención ilegal; y dos mujeres que trabajaban en el citado local por infracción grave a la Ley de Extranjería.

La investigación se inició en la Unidad de Extranjería y Documentación de la Comisaría Provincial de Huesca alrededor de un local de alterne y prostitución, que constituía el nexo de unión de una organización delictiva especializada en el reclutamiento y transporte de mujeres hacia España para su posterior explotación sexual, utilizando para ello amenazas, abuso de superioridad o posición dominante, endeudamiento, engaño u otras formas de coacción.

Esta organización actuaba conjuntamente tanto en el país de captación de las mujeres objeto de la explotación sexual, como Argentina, Paraguay, Colombia, Rumania, etc., como en el de destino, España, con diferentes responsables a quienes asignaban funciones específicas.

En el ?país de origen?, los miembros que allí actúan, ejecutaban distintos tipos de funciones que abarcaban desde la captación, mediante el anuncio en periódicos de tirada nacional, hasta el posterior envío de las mujeres a España, pasando incluso por aleccionar a las mujeres sobre la actitud y comportamiento que debían adoptar en el puesto fronterizo de entrada al espacio Schengen, al objeto de no levantar sospecha alguna a los funcionarios policiales de fronteras, para lo que tendrían que simular ser turistas.

En el ?país de destino?, existía un entramado familiar donde los distintos miembros realizaban diferentes funciones delictivas, dirigidas todas ellas a la explotación sexual de las mujeres captadas. El encargado del club en Jaca facilitaba a sus ?víctimas?, valiéndose de sus enlaces en esos países sudamericanos, el billete de avión y la llamada ?bolsa de viaje?, consistente en una cantidad de dinero enviada, 900 $, y una reserva hotelera en el país de destino para que resultara más convincente su entrada como turista, y de esta forma franquear los puestos fronterizos sin ningún tipo de problemas. En alguna ocasión, el montante económico era enviado por el encargado del Club y otras veces lo entregaba su esposa.

Por otro lado, otras dos personas se dedican al cobro de los servicios, de las consumiciones, y a imponer las multas por absentismo. Asimismo, en esta red delictiva figuraba un hombre, que tenía la misión de ir a recoger a las mujeres al aeropuerto, evitando de esta forma que pudieran escapar, trasladándolas hasta el club donde les esperaban los dueños y responsables de los mismos.

Una vez habían llegado al inmueble donde se alojaban, se les retiraba la bolsa de viaje así como el billete de vuelta, e incluso en algunos casos los pasaportes, con el único fin de evitar su huída, informándolas que a partir de ese momento tenían que saldar una deuda, que oscila entre tres mil y cinco mil Euros. Esta deuda se incrementa de forma diaria debido a que deben pagar todos los días la llamada ?diaria? o ?plaza?, cantidad a abonar por los gastos generados por el alojamiento y la manutención en el piso, a través del ejercicio del alterne y la prostitución en el club que la organización dirige.

En los inmuebles donde se alojaban las chicas, se encargaba de las tareas de la limpieza una mujer, quien además era la responsable de vigilarlas para que no huyeran. En la noche del día 23 de noviembre se materializó un operativo policial en el citado club, en el que participaron funcionarios de la Unidad de Extranjería y Documentación y de la Unidad de Policía Científica de la Comisaría Provincial de Huesca, así como efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comisaría Local de Jaca.

La actuación policial llevada a cabo en el Club tenía una doble finalidad; por un lado proceder a la detención de los propietarios y encargados del Club por la comisión de delitos contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, relativos a la prostitución, asociación ilícita y detención ilegal , y de las mujeres que trabajaban en dicho local por infracción grave de la Ley de Extranjería , y por otro la entrada y registro en el inmueble donde se desarrollaba la prostitución, que fue ordenado por el Juzgado de Instrucción Numero Uno de Huesca.

Las personas detenidas durante la operación son las siguientes; D.R.P.; M.J.P.; F.B.B.; V.D.G.; I.C.B.P.: F.G.I, todos de entre 20 y 66 años y domiciliados en Jaca, por presuntos delitos contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, asociación ilícita y detención ilegal. También han sido detenidas N.N.O.B., nacida en Paraguay y J.E.B., y nacida en Argentina, de 19 y 25 años, por infracción grave de la Ley de Extranjería.

En el registro practicado en el Club de alterne se intervino numerosa cantidad de facturas, albaranes y libros en los que se hacía un seguimiento de los servicios realizados por las diferentes mujeres que trabajaban en el local. También se incautó un Spray de Defensa Personal y 963 Euros.

Se estima que el numero de mujeres de nacionalidad Sudamericana que, por este ?modus operandi ?han logrado entrar irregularmente en España para trabajar en el Club de Jaca, supera la veintena, siendo su mayoría de nacionalidad Argentina y Paraguaya. La operación policial continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Comentarios