Acuerdo político sin precedentes en el actual mandato municipal en el convenio de las harineras

2005112828 porta.JPG

A pesar de las diferentes posturas que los grupos políticos del Ayuntamiento de Huesca suelen mantener en materia de urbanismo, este lunes han logrado cerrar un acuerdo político sobre el convenio del polígono de las harineras. Los grupos han preferido no dar publicidad a lo convenido para que el grupo de gobierno pueda negociar con tranquilidad con los propietarios. Tanto gobierno como oposición se han felicitado y esperan que los propietarios, especialmente los mayoritarios Porta, Villamayor y Buil, sepan aprovechar esta oportunidad para desbloquear el mayor problema urbanístico que tiene Huesca, que no es otro que la existencia de dos harineras en pleno centro de la ciudad.

La clave del convenio es el porcentaje que el Ayuntamiento está dispuesto a ceder de su 10% de la edificabilidad que por ley le corresponde del polígono para que salgan las cuentas.

Según los estudios realizados por el gabinete que ha diseñado el convenio trasladar las harineras costaría algo más de 48 millones de euros, 8.000 millones de pesetas, sin embargo los propietarios piden que esa cifra llegue a los 60 millones de euros, 10.000 millones de pesetas. Esa diferencia entre los 48 y los 60 millones de euros es una de las claves para que haya acuerdo, y lo que lleva al Ayuntamiento a ofrecer parte de su 10%.

Otro dato importante es el coste del traslado de otras cuatro empresas, aparte de las harineras, que hay en el polígono, cifrado en 6 millones de euros.

El acuerdo no será fácil ya que en el polígono, además de las 6 empresas, hay 19 propietarios, cada uno con intereses distintos.

A partir de ahora se abre un período de negociación que se antoja definitivo para que haya un desenlace que la ciudad espera sea positivo. Un desenlace que permitiría sacar las harineras de la ciudad con un coste cero para el Ayuntamiento y con el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Comentarios