Los oscenses han conocido los entresijos del Archivo Histórico Provincial

El Archivo Histórico Provincial de Huesca ha abierto este jueves sus puertas al público para que sus ciudadanos tengan la oportunidad de ver el trabajo que se desarrolla en su interior y conocer todos sus servicios. Durante todo el día se han realizado visitas guiadas visitando distintos espacios del Archivo, incluso aquellos a los que está prohibido el acceso como son el depósito de documentos, los despachos y el laboratorio de restauración.

El Archivo Histórico Provincial lleva más de 20 años en Huesca. Posee un total de 16 depósitos, 7 kilómetros de documentos y 350 toneladas de peso de documentación que se reparten entre las 7 plantas del edificio. El archivo posee fondos de organismos de la Administración estatal y autonómica, documentos notariales y judiciales, y también archivos privados de Instituciones religiosas, asociaciones, empresas y personas privadas como el Archivo de Joaquín Costa.

Los depósitos de documentación tienen una superficie de alrededor de 200 metros cuadrados cada uno, disponen de sistemas de seguridad y de incendios. Aquí se guardan los todos los documentos del archivo con unas condiciones atmosféricas muy especiales. Deben mantenerse en una temperatura constante entre los 15 y los 18 grados y con una humedad en torno al 40 por ciento. El documento más antiguo que aquí se conserva es un pergamino de 1173 del Monasterio de Sijena.

La sala de restauración de documentos es una de las que más interés despiertan. La restauradora Begoña Alonso explica a los visitantes como se trata un documento. En este día de puertas abiertas Begoña ha seleccionado una serie de documentos que llegaron dañados al archivo para mostrarlos al público.

Los investigadores realizan sus trabajos en la sala de lectura, allí disponen de los documentos que desean consultar y de un lector de microfilm. Esta sala a diferencia de las anteriores está abierta al público durante todo el año.

Simultáneamente a la visita de los diferentes espacios, los oscenses pueden disfrutar de un audiovisual en el que se proyectan y explican los fondos del Archivo y las imágenes de algunos documentos. Los visitantes también pueden contemplar una exposición de documentos, dibujos y pergaminos sobre los Gremios y las cofradías de Huesca. Una auténtica oportunidad para conocer los lugares más recónditos del Archivo Histórico de Huesca.

Comentarios