Manuel Martín Bueno, premio Aragón a la Excelencia Investigadora

En una ceremonia presidida por Marcelino Iglesias, y que ha contado con la presencia de los principales investigadores y gestores de investigación de la Comunidad Autónoma, ha tenido lugar la entrega del Premio Aragón Investiga en sus tres categorías. En esta segunda edición del Premio, el galardón ha recaído en Manuel Martín-Bueno, Pilar Cea Mingueza y la empresa Fibercom.

La trayectoria investigadora de Manuel Martín-Bueno, Premio Aragón Investiga a la Excelencia Investigadora, lo distingue como una figura extraordinariamente brillante en el ámbito de la Arqueología y Prehistoria de nuestro país. Martín-Bueno ha dirigido un gran conjunto de proyectos de investigación, con gran proyección internacional. Ha puesto en marcha en España especialidades científicas como la Arqueología Subacuática y la Arqueología Antártica. Por otro lado, ha consagrado una parte central de su actividad al descubrimiento y conservación del patrimonio arqueológico español, con técnicas cada vez más aquilatadas.

Profesor universitario no sólo en Zaragoza sino también en Córdoba y León, Manuel Martín-Bueno ha creado una escuela de arqueólogos, entre los que destacan numerosos profesores universitarios y técnicos de diversas instituciones culturales. Es preciso destacar, por último, su aportación como ponente en congreso nacionales e internacionales y su presencia, como docente invitado, en universidades extranjeras.

Pilar Cea Mingueza ha sido distinguida con el Premio Aragón Investiga a Jóvenes Investigadores por su contribución a la investigación básica en la Química de Superficies y la preparación de Películas Ultradelgadas dentro del marco de la Nanociencia. Doctora en Ciencias Químicas, colabora con diversas universidades europeas, fundamentalmente británicas y francesas, así como con Canadá y por supuesto con otros grupos españoles de relieve internacional. Su ámbito de investigación está relacionado con la Termodinámica de las Propiedades de Transporte de las Disoluciones cuyas aplicaciones prácticas y universales serán muy cotidianas el día de mañana: como por ejemplo la comercialización de pantallas extraplanas y ligeras o la desaparición de los cables de los ordenadores gracias a partículas conductoras.

Sus aportaciones se han recogido en más de cincuenta prestigiosas revistas científicas internacionales y ha participado también en congresos internacionales. En 1999 recibió el premio de investigación de la Academia de Ciencias de Zaragoza.

Por último, el Premio Aragón Investiga a Entidades ha recaído en la empresa Fibercom S. L. por sus actividades relevantes en la investigación. La trayectoria de esta empresa es fruto principalmente de la investigación, el desarrollo y la innovación. Su actividad se centra en el campo de la fibra óptica, apostando continuamente por una política empresarial de potenciar el esfuerzo en I+D tanto interno como en colaboración.

Fruto de esta estrategia ha sido la creación en 2004 de Aragón Photonics Labs S.L., como spin-off de FIBERCOM, S. L., para continuar en la línea de investigación "Analizador de espectro ópticos por difusión Brillouin y procedimiento de medida asociado", que es objeto de patente internacional, un avance tecnológico de alta significación.

Además de toda la investigación propia de la empresa, mantiene colaboraciones que se materializan en proyectos con la Universidad de Zaragoza, en concreto con los laboratorios del Parque Tecnológico WALQA, así como con el Instituto Tecnológico de Aragón.

También cabe destacar su cooperación a la formación de universitarios -aragoneses, europeos y americanos- mediante estancias en la empresa.

En la página www.aragoninvestiga.org y a través de www.aragon.es es posible acceder a algunos datos adicionales de los premiados y su actividad.

El Premio Aragón Investiga

El Premio Aragón Investiga fue creado por el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad con la finalidad de reconocer públicamente las contribuciones a la investigación básica o aplicada de los investigadores individuales, así como las labores de apoyo a la investigación y a la transferencia de conocimientos realizadas por entidades públicas y privadas. Los premios están dotados con un diploma acreditativo y un relieve que ha realizado el artista Fernando Malo, así como con 40.000 euros en el caso del Premio Aragón Investiga a la Excelencia Investigadora y 12.000 euros para el Premio Aragón Investiga a Jóvenes Investigadores.

En la Primera Edición, los premiados fueron Julio Montoya Villarroya (Premio a la Excelencia Investigadora), José María de Teresa Nogueras (Premio a los Jóvenes Investigadores) y la empresa BSH Electrodomésticos (Premio a Entidades).

Fernando Malo, autor del relieve del Premio Aragón Investiga

Fernando Malo (Zaragoza, 1957) se formó en la Escuela Massana (Barcelona) y acumula diversos premios en su ya larga trayectoria profesional. Es Premio Internacional de Cerámica Contemporánea "Aragón 2001", Primer Premio Pieza Creativa VII Concurso Artesanía de Aragón. Además, ha realizado multitud de exposiciones individuales y colectivas así como trabajos de restauración en monumentos tan destacados como La Seo de Zaragoza, la Torre de la Magdalena, La Iglesia San Miguel de los Navarros, o el Palacio de la Aljafería.

Por lo que respecta al relieve realizado por Malo, se trata de una recreación artística inspirada en un astrolabio (instrumento para determinar las alturas meridianas del sol o de una estrella, que permite determinar la latitud de un lugar). Fue construido en Toledo por el artesano andalusí Ibrahim Ibn Sahli. Está datado en el año 1067 y se conserva en el Museo Arqueológico Nacional (Madrid). El diámetro del astrolabio real es de 24cm. La red lleva indicaciones para 24 estrellas. Entre otras, lleva láminas para las latitudes de La Meca, Medina, Jerusalén, Damasco, Bagdag, Almería, Granada, Córdoba, Murcia y Zaragoza.

Comentarios