Logo

Cristina Pérez

Yo no entiendo de arte, ni de cine, ni de música hasta el punto de ser capaz de arrojar una crítica apoyada en argumentos técnicos. No. Pero como la gran mayoría del personal, sí soy capaz de decir si los sentidos responden de una forma positiva o negativa ante una imagen o un sonido. A mi el logotipo de Isidro Ferrer me gusta.

No querría ser tan pretenciosa como para explicar que el logo me dice cosas. Simplemente, como ciudadana que se dispone a depositar su mirada en la ciudad, me va a gustar encontrármelo por ahí. Es escueto, sencillo y, espero, que con este logo que rompe absolutamente con todo, la ciudad sea capaz también de dar un paso en el futuro o hacia el futuro, sin perder el pasado.

El logo de Isidro Ferrer me resulta ligero, esbelto, sereno ,no es mayúsculo, es más, se apoya en una hache minúscula, es decir, dispuesto a valorar las pequeñas cosas. Lo veo y me lo imagino con fondos de colores diferentes. Es decir moldeable y nada estático. Está dispuesto a iniciar la marcha .

Me gusta que se ponga en valor una consonante muda, para que no pase desapercibida.

No sé si esto es lo que pretendía Isidro Ferrer. Pero los artistas siempre se arriesgan a que, su obra, sea interpretada de forma diferente a lo que ellos han parido.

Lo más fácil, a partir de ahora, será dar comienzo a ese período obligatorio de comparar, hacer chistes, ponerle motes y hasta indignarse y aplaudirlo.

La opinión , como el arte, es libre. Antes que un escudo oficial, a mi, que me den este nuevo logo. Cuando lleguen cartas por el mundo desde Huesca, es probable que, quien las reciba se percate de que, algo, algo algo, está cambiando en la ciudad.

Comentarios