El comercio oscense revive el pasado sin dejar de mirar al futuro

2005120304 cena comercio.jpg

Los empresarios de comercio de Huesca volvían a tener, este sábado, la convicción de ser un colectivo muy importante dentro del tejido social de la capital oscense. Más de 200 personas se daban cita en la tradicional Cena del Comercio, previa a la Navidad, que sirvió para hacer repaso de su historia, de los logros conseguidos en este tiempo, y también para homenajear a todos aquellos que en diferentes momentos comandaron esta asociación. Además, mostraron su disposición a seguir trabajando.

Cuentan, en la actualidad, con 380 miembros, y suponen el 60% del comercio de Huesca. Se trata de una de las organizaciones empresariales más importantes de la provincia. El presidente de la Asociación, José Manuel Ballarín, recordó a sus compañeros que se está ya trabajando ya en la II Semana del Comercio, en la edición de la Revista del Comercio, y en una campaña de captación de clientes en Zaragoza, sin complejos.

Reconoció la complicidad y apoyo que han recibido en todo este tiempo de las distintas administraciones e instituciones, a quienes están agradecidos por el apoyo que han dado a sus proyectos, aportando ideas, enriqueciendo el debate y sumando sinergias, y sin abandonarlos a pesar de las críticas que hayan podido hacerse desde los comerciantes. En este capítulo de agradecimientos, se recordó al ayuntamiento de Huesca, Gobierno de Aragón, CEOS, Cámara de Comercio, FECOS, DPH, ERZ-Endesa, Ibercaja y la CAI.

Posteriormente, llegó el momento de rendir homenaje a los cuatro primeros presidentes que ha tenido la Asociación. A Jesús Riva, a título póstumo, de quien se recordó que sin su empeño, la asociación no existiría. A Carlos Mored, que protagonizó la etapa más reivindicativa y de demanda de infraestructuras. A Rafael Paúles, que con su carácter afable y dialogante, consiguió la firma de convenios y mejora de las relaciones con las instituciones, y a Ignacio Bernad, con quien creció el número de asociados y de interlocutores, y que consiguó firmar los dos grandes convenios económicos con el Ayuntamiento de Huesca y con el Gobierno de Aragón. A todos ellos los unía un común denominador: la valentía con la que afrontaron las distintas responsabilidades que tuvieron en su momento. Y un objetivo único: la defensa del colectivo, y una labor continuada a favor de sus miembros, de los asociados, pero sobre todo, de los ciudadanos.

Finalmente, la propia Junta Directiva rindió homenaje a la secretaria, Vicen Mateo, verdadera álma mater de la Asociación, reconociendo su trabajo.

Cuestiones que van a ser una realidad en el futuro de Huesca, como la construcción de aparcamientos subterráneos, la plaza Mayor o la creación del Centro Comercial Abierto, supondrán, aseguraron, una importante implicación comercial en el desarrollo de la ciudad.

Comentarios