Al Huesca se le resiste la victoria en el Alcoraz

Los azulgranas empataban 1-1 con el Logroñés y siguen teniendo muchos problemas para ganar debido principalmente a la falta de gol. No fue un buen partido con muchas faltas y muy trabado. A pesar de que el resultado no puede considerarse positivo, le permite al Huesca seguir fuera de los puestos de descenso y de promoción.

No comenzaron mal las cosas con un gran gol de Eizaguirre que ponía por delante a los de Miguel Sola en un encuentro donde el Logroñés venía con la necesidad de puntuar lo que hizo que a partir del tanto oscense, los riojanos se fueran arriba. Otra vez más, de forma inconsciente, según el técnico, el Huesca cedía terreno cuando lo que debería haber hecho era buscar un segundo gol que rematar al rival.

Se llegó al descanso con el 1-0 y con la esperanza de que los puntos no se escaparan del Alcoraz. Pero el Logroñés no se dio por vencido y controló el poco juego que había sobre el césped del Alcoraz. Muchas faltas y otra vez un rosario de tarjetas para un Huesca al que los árbitros no respetan ni lo más mínimo.

En el minuto 25 del segundo periodo llegaba una acción aislada en la que el portero local Pociello, que había tenido que sustituir a Vera lesionado, sacaba rápido. El balón era rechazado en el centro del campo y el delantero del Logroñés se quedaba sólo ante el guardameta y a Moya no le quedó más remedio que hacer penalti. Goiria lanzó y Pociello detuvo en primera instancia, aunque posteriormente en el rechace el jugador riojano marcó el empate.

A partir de aquí pocas cosas más que contar con un Huesca que no encontraba la forma de llegar con claridad al área rival y un Logroñés al que por lo menos no perder le da un poco calma tras los malos resultados de los últimos encuentros. El Huesca pudo llevarse el triunfo en una última acción en la que Eizaguirre y Besalduch no acertaron con la portería rival y el empate ya no se movería.

Comentarios