CHA pide una reforma constitucional hacia el Estado federal

CHA considera necesario emprender un proceso de reforma constitucional que avance fundamentalmente hacia el Estado federal. ?La propia Constitución incluye los mecanismos de su propia reforma. Tan constitucional es cambiarla como dejarla como está? ha indicado el presidente de CHA, Bizén Fuster.

?Los cambios son una decisión política y desde CHA los consideramos necesarios para que la Constitución sea un instrumento todavía más eficaz para dar respuesta a las nuevas realidades de la sociedad. Además es un momento político clave para profundizar en los imprescindibles, a juicio de CHA, avances hacia el Estado federal, mecanismo de solidaridad interterritorial que mejor se adapta a la realidad plurinacional que existe, aunque ni Rajoy, ni el PP quieran verla?, ha añadido Bizén Fuster.

Para Fuster este avance consiste en impulsar todos los procesos necesarios para conseguir que Aragón tenga la posibilidad de disponer del máximo autogobierno y de un verdadero poder político y financiero con un único fin que es "mejorar la calidad de vida de la ciudadanía en un marco solidario de relaciones con los otros territorios del Estado y de Europa".

De este modo, CHA propone una serie de cambios en el Estado, con sus implicaciones constitucionales correspondientes, para avanzar hacia un Estado Federal. Por lo que presenta doce puntos para avanzar hacia ese Estado Federal, como son defender un modelo federal de organización territorial del Estado, en el que se garanticen los derechos y obligaciones de todas las partes frente al todo en un plano de igualdad y reciprocidad, y basado en los principios de federalismo cooperativo, presunción de competencia a favor de las comunidades, existencia de la facultad de veto de la cámara territorial respecto a leyes aprobadas en el Congreso, no prevalencia del Derecho Federal frente al de los miembros, entre otros.

Otro de los puntos que presentan es constituir el Senado como Cámara de representación territorial, de corte federal, foro para las relaciones de las comunidades entre sí y con el Estado, con plenas facultades en materia autonómica y de financiación, y con funciones legislativas en aquellas materias que inciden en la estructura competencial de las comunidades autónomas, así como disponiendo de la función de coordinación de las políticas de Ordenación del Territorio y de Medio Ambiente. Apostar, en lo relativo a su composición, por la búsqueda de una fórmula mixta que permita conformar la representación de cada Comunidad Autónoma a través de una doble vía de designación por los Parlamentos Autonómicos y por los Gobiernos Autonómicos.

Asimismo, CHA hace hincapié en garantizar en la elección del Tribunal Constitucional la participación de las Comunidades Autónomas para asegurar la representación de todas las partes. Establecer también mecanismos de participación autonómica en la designación de otras instituciones generales del Estado; y atribuir a los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas las funciones de Tribunal de Casación, para resolver en última instancia los recursos judiciales iniciados en su jurisdicción. Reconociendo al Tribunal Superior de Justicia de Aragón también las competencias de derecho foral y de revisión y manteniendo el Tribunal Supremo la casación para unificación de doctrina entre Tribunales Superiores o conflictos de competencia entre órganos de distintas comunidades o de su propia jurisprudencia y determinados aforados.

Además, CHA solicita, para avanzar hacia ese Estado federal, transferir las funciones ejecutivas de la Administración periférica del Estado a la correspondiente Comunidad Autónoma, para que ésta actúe como única administración en su territorio, racionalizando y evitando las duplicidades, concurrencia y superposición de competencias por parte de las distintas administraciones. Igualmente desarrollar al máximo el papel que compete al presidente de la Comunidad Autónoma como representante ordinario del Estado en la Comunidad.

Los puntos restantes que se han pedido desde la formación aragonesista son atribuir la competencia legal para que las Comunidades Autónomas dispongan de la posibilidad de realizar convenios entre ellas; institucionalizar las Conferencias de Presidentes para garantizar el diálogo entre el Presidente del Gobierno central y los Presidentes de las Comunidades Autónomas de forma periódica, con la posibilidad de conferirle competencias consultivas y vinculantes; fortalecer otros instrumentos de cooperación entre el Estado y las Comunidades Autónomas, como son las Conferencias Sectoriales y Comisiones Bilaterales para mejorar las relaciones bilaterales y/o multilaterales hoy prácticamente inexistentes; reducir el papel de la legislación básica estatal al nivel propio de las auténticas "leyes de bases", dejando margen por tanto a las comunidades autónomas para que puedan acometer un desarrollo legislativo propio y no meramente anecdótico y modificar la concepción constitucional de las provincias y diputaciones provinciales, con el objetivo de que las comunidades autónomas, competentes en régimen local y organización territorial, puedan modificarlas o suprimirlas, en aras a simplificar el entramado institucional, como resulta imprescindible en el caso de Aragón donde noshemos dotado de las Comarcas como organización territorial básica de la Comunidad Autónoma.

Por último, Chunta Aragonesista pide eliminar del entramado institucional las figuras del Delegado y Subdelegado del Gobierno central, ya que "dejarían de tener sentido en un modelo de administración única", asumiendo todas sus competencias, incluida las de orden público, las Comunidades Autónomas e instar al Estado a la modificación del régimen jurídico de vecindad civil y legislación fiscal adaptándolo a la naturaleza jurídica de las instituciones forales aragonesas.

Comentarios