Cadenas para la nieve

Al hacer frente a la nieve en la carretera, se hace imprescindible el ir provisto de un juego de cadenas. Para los menos manitas, el mercado ofrece soluciones cada vez más sencillas No hay que esperar a ver las orejas al lobo para comprar un juego de cadenas para el coche. Ante el anuncio de nevadas, es obligatorio disponer de sistemas antideslizantes para garantizar una conducción segura en la carretera.

Hoy en día, además de las tradicionales cadenas de aro, el mercado ofrece diferentes soluciones que facilitan la instalación de estos dispositivos, desde fundas de tela, pasando por neumáticos para nieve, hasta las tradicionales cadenas de aro.

A la prudencia y la prevención en la carretera, bien vale agregarle un buen juego de cadenas. Comprarlo, en el caso de no poseerlo; o probarlo en el garaje o sobre superficie seca, en el supuesto de tenerlo.

Regla número uno.

Las cadenas han de colocarse siempre en las ruedas motrices

El miedo a las cadenas llega ya que la gente compra un juego y lo abandona en el maletero. Luego, llega el día en que tiene que usarlo, en plena nevada, en situaciones extremas, con frío, a oscuras y con la familia nerviosa en el coche, y todo se complica», Por ello, se aconseja a los clientes probarlas antes en condiciones normales.

Bien tensadas

Para la correcta colocación de las cadenas tradicionales es necesario seguir unos pasos. Primero se comienzan a colocar el aro en la parte posterior de la rueda (cerca del eje) y se engancha el cierre del cable del aro, colocando las cadenas en la parte superior.

Seguidamente, se van cerrando los enganches y se realiza una primera tensión del equipo. A continuación se mueve el coche medio metro y se vuelve a tensar, ya que lo importante es que el equipo esté bien tensado».

«El rumor de que pueden afectar al sistema de ABS del coche es un cuento, ya que la cadena va colocada en la cubierta y no afecta a ese dispositivo».

Para los conductores que acostumbran a conducir por carreteras nevadas, como pueden ser los aficionados al esquí, existen cadenas de «montaje super rápido». Su precio ronda los 400 euros y se «instalan en 30 segundos». En lugar de tener un aro, el dispositivo se instala en la rueda mediante una grapa que se engancha en el tornillo de la llanta. Una vez colocada la cadena, dispone de un tensor automático.

Además de las cadenas, el mercado ofrece soluciones como la funda antideslizante 100% textil, «novedad la temporada pasada». Se trata de una funda de montaje fácil, que cubre la superficie de la rueda. Su precio es de 90 euros. «El fabricante advierte de que es una solución de emergencia y temporal», recuerda el experto. Además, otro de los inconvenientes es que no se deben usar con carretera sin nieve, ya que un frenazo puede destruirlas.

Spray antidelizante

Otro dispositivo, menos eficaz, es el spray antideslizante que se aplica a las ruedas y «que sólo sirve para salir de un apuro». Se vende a unos 5 euros. Además, existen neumáticos de nieve, que cuentan con un dibujo especial, «de tipo M+S», y cubiertas con clavos, que apenas aparecen en el mercado español y que son más propios de países con climatología más invernal.

Con todos los dispositivos, los fabricantes recomiendan no circular a más de 50 km/h.

Comentarios