37 comercios reciben la certificación de establecimientos excelentes

La Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Provincia de Huesca (FECOS) junto con el Departamento de Industria Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón van a distinguir a 37 empresas de comercio altoaragonesas que han alcanzado la Excelencia en el Servicio de Atención al Cliente.

Se trata de la culminación de un proyecto puesto en marcha por la Dirección General de Comercio del Gobierno de Aragón junto con FECOS, hace unos meses, con el propósito de apoyar financieramente la implantación de un sistema de calidad en el comercio. Esta iniciativa buscaba promover la calidad en el sector del pequeño comercio, mejorar su imagen entre los consumidores, impulsar la profesionalización en la gestión de lo comercios y proporcionar confianza a los clientes del pequeño comercio.

Tras la finalización de este primer proyecto, 37 comercios altoaragoneses se van a ver recompensados con un acreditación que les distingue como excelentes durante un acto que tendrá lugar este jueves, 15 de diciembre, a las 18.30 horas, en el Salón de Actos Genaro Poza de Huesca.

La Entrega de Diplomas contará con la presencia del Consejero de Industria Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga; el Director General de Comercio y Artesanía, Juan Carlos Trillo; y el Presidente de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Provincia de Huesca, Julio Ollés.

El programa implantado por FECOS está avalado por el Gobierno de Aragón y no sólo contempla la concesión de un distintivo, también continua asesorando al comerciante una vez obtenida su certificación como establecimiento excelente.

Para obtener esta certificación, que avala ante los consumidores la calidad del servicio, producto e instalaciones del establecimiento que lo ostenta, fue necesario pasar un proceso de evaluación que establecía un conjunto de criterios ya fueran de Servicio (amabilidad, información y asesoramiento, devoluciones, ofertas y promociones, entrega adomicilio, servicio postventa), de Producto (calidad del producto, disponibilidad, etiquetado, precio, garantías) y de Instalaciones (decoración, accesibilidad, seguridad, iluminación y escaparate).

Todo ello bajo el convencimiento de que la competitividad del pequeño comercio frente a los grandes establecimientos debe basarse en especialización y en la mejora del servicio, en la atención al cliente y en el trato personalizado. Sería una batalla perdida tratar de competir en precio con aquellos que tienen una mayor capacidad financiera y un mayor poder de negociación frente a los proveedores.

Comentarios