Dos años al frente de la Diócesis de Huesca

2005121313 obispo.JPG

Este miércoles, 14 de diciembre, se cumplen dos años de la ordenación episcopal del Obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz. En este aniversario, la diócesis de Huesca ha querido aprovechar la ocasión para, aseguran, dar gracias a Dios por su generosidad y entrega a todas sus comunidades, y para expresar su comunión con él. En todas las misas de este día se le tendrá en cuenta.

En estos dos años, Jesús Sanz, que debe compatibilizar ambas diócesis con todo el trabajo que ello conlleva, ha realizado importantes y profundas modificaciones, así como numerosos nombramientos en las distintas parroquias con el fin de adaptarlas a la nueva organización por él prevista. Además, fue nombrado, dentro de la Conferencia Episcopal, presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, dentro de lo que es el organigrama para el trienio 2005-2008.

Su episcopado no está siendo exento de polémica. Jesús Sanz ha adquirido un notable protagonismo entre los obispos españoles, habiendo participado en dos de las manifestaciones convocadas en los últimos meses en Madrid, una a favor de la familia, y otra en contra de la LOE, y habiendo realizado destacadas declaraciones, posicionándose de forma muy clara a favor de determinados partidos políticos y medios de comunicación.

El 14 de diciembre de 2003, veinte obispos, arzobispos y cardenales participaron en la ordenación episcopal de Jesús Sanz. Fue una larga ceremonia, cuyo ordenante principal fue el arzobispo de Madrid y presidente entonces de la Conferencia Episcopal, Cardenal Rouco Varela. En total, en la celebración, participaron más de 250 religiosos.

La celebración tuvo momentos especialmente emotivos, como la lectura del mandato apostólico del Papa, con su nombramiento, la promesa del elegido, o el canto de la Letanía de los Santos, con Jesús Sanz postrado en el suelo. Tras ello siguió la imposición de manos, la entrega de las insignias propias de un obispo, como el libro de los Evangelios, el báculo, el anillo y la mitra. Finalmente, fue entronizado en la cátedra, como nuevo obispo, y fue saludado por todos los obispos presentes con el abrazo de paz.

Comentarios