El Consejo de Gobierno aprueba las directrices del Pirineo

El Consejo de Gobierno, a propuesta del departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, ha aprobado esta mañana las Directrices del Pirineo tras someterlo a exposición pública y recoger un importante número de alegaciones presentadas. Antes de su aprobación definitiva, el documento ha recabado el informe favorable de la Comisión de Ordenación del Territorio y se ha debatido con los miembros de la Comisión permanente de ADELPA, quienes han mostrado un respaldo mayoritario al documento.

El objetivo de este proyecto es lograr la mejora de calidad de vida de los habitantes del Pirineo bajo un desarrollo sostenible en un territorio de gran fragilidad, por lo que debe encontrarse el equilibrio entre conservación y desarrollo. Para ello se fijan directrices concretas referentes a cuestiones de ordenación del suelo, establecimiento de criterios urbanísticos, de salvaguarda del paisaje y de desarrollo económico y poblacional.

El decreto es un marco de referencia vinculante de las actuaciones que se vayan a desarrollar en las cuatro comarcas pirenaicas (La Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Ribagorza)y precede a un Programa de Gestión territorial del Pirineo, con vigencia 2008-2015. Este documento realiza un análisis y diagnóstico, fija una estrategia a seguir y determina unas directrices que abarcan un amplio campo de actuación.

Análisis

El principal problema del Pirineo, según el documento, es la demografía, que se caracteriza por una baja densidad de población, que en la zona Oriental llega a ser de 4,2 habitantes por kilómetro cuadrado; un elevado envejecimiento y una gran dispersión de sus habitantes (47.608 habitantes en 467 núcleos habitados), lo que provoca un elevado coste de los servicios públicos. Otros condicionantes son las limitadas comunicaciones entre valles, lo que dificulta la movilidad de sus habitantes, la orografía, con grandes dificultades de conexión con Francia (salvo Portalet, Somport y Bielsa; y un deficiente servicio de telecomunicaciones. Por contra, su naturaleza, belleza paisajística y recursos naturales presentan grandes potencialidades de desarrollo para sus habitantes, basado principalmente en el turismo como principal alternativa, junto al mantenimiento del sector primario.

Estrategias

El primer objetivo de las directrices es mantener una población activa suficiente que invierta la tendencia despobladora bajo un desarrollo compatible con la conservación medioambiental. Para ello se apuesta por una política de rehabilitación de vivienda, mejorar la red de comunicaciones viarias y telecomunicaciones, nuevos equipamientos colectivos, implantación de actividades económicas diversificadas y programas de conservación de los ecosistemas.

En cuanto a la accesibilidad, se definen como principales objetivos estratégicos: Acercamiento a Zaragoza y a Francia. Mejora de las comunicaciones internas, en carreteras, pistas forestales y caminos rurales. Rehabilitación del paso ferroviario del Canfranc. Nueva línea ferroviaria con Francia mediante túnel de baja cota. Implantación de una red de telecomunicaciones.

Se apuesta por el sostenimiento de las actividades agropecuarias, una modernización del tejido industrial y el desarrollo de un turismo verde, cultural y rural que genere empleos complementarios a los tradicionales. Junto a la naturaleza, se considera que el patrimonio cultural es un gran valor a preservar por lo que se defienden líneas de intervención y conservación. Desde el punto de vista urbanístico las directrices defienden limitar la aparición de nuevos núcleos urbanos y consolidar los ya existentes mediante la rehabilitación.

La quinta línea estratégica incide en la protección, gestión y ordenación de los paisajes del pirineo aragonés bajo las recomendaciones de la convención europea del Paisaje celebrada en Florencia en el 2000.

Directrices

Las directrices parciales tienen pleno valor normativo vinculante por lo que cualquier instrumento de planeamiento debe someterse a las reglas aquí fijadas.

Las principales recomendaciones son: Directrices para el sistema territorial. Limitar la aparición de nuevos nucleos, potenciando la rehabilitación y reutilización de los actuales habitados. Incrementar la población mediante medidas fiscales o de otro tipo. Ayudas a la rehabilitación de vivienda en núcleos consolidados. Mejora de dotación y equipamientos y servicios. Planes forestales y de prevención de incendios. Establecimiento de corredores verdes. Nuevos centros de interpretación. Mejora de la calidad de las aguas (depuración). Fijación de caudales ecológicos. Limitación de usos en las zonas de mayor altitud. Establecimiento de medidas correctoras por interferencias en la fauna. Restricción de viales en zonas de alto riesgo natural. Plan de mejora de accesos a núcleos habitados y espacios naturales. Creación de servicios comarcales de transporte público. Impulso a la travesía central del Pirineo. Impulso a la reapertura del Canfranc. Adecuar las infraestructuras eléctricas con un plan de electrificación rural. Plan para implantar la red telemática. Programa de restitución territorial para las zonas afectadas por grandes infraestructuras hidráulicas (comunicaciones, telecomunicación, patrimonio natural y cultural, recuperación de espacios y apoyo de iniciativas económicas privadas). Fomento de las actividades agropecuarias con plan de calidad en la producción. Creación de pequeños regadíos. Diversificación de actividades económicas. Modernización de la pequeña industria y centros artesanales. Fomento de la pluriactividad con especial atención a los jóvenes y a las mujeres. Creación de un observatorio transfronterizo de nuevas actividades económicas. Ordenación y promoción del Turismo (rural, cultural, de nieve, verde y de salud). Rehabilitación de pueblos recuperados con fines turísticos. Plan de mejora de las estaciones de esquí alpino y de fondo (ampliación, estudio de nuevas estaciones y conexión y programa de sistemas alternativos de acceso). Utilización de los embalses con fines turístico-recreativos. Constitución de consorcios privados-públicos para gestionar los aprovechamientos energéticos. Establecimiento de medidas fiscales o de otro tipo para compensar a las zonas cuya actividad económica está limitada por la pertenencia a un espacio natural protegido. Programas de rehabilitación y restauración del patrimonio cultural del Pirineo (en la restauración de viviendas se tenderá a utilizar técnicas y elementos constructivos autóctonos y tradicionales). Protección de conjuntos urbanos de interés arquitectónico (mantenimiento de la trama urbana, volumetría, eliminación de instalaciones aéreas y adosadas a fachadas y diseño armónico de la señalética). Programa de protección de edificaciones de interés arquitectónico. Protección y promoción de la cultura pirenaica.

Ordenación de usos

Establecimientos de zonificación altimétrica para un posterior tratamiento homogéneo. Establecimiento de actividades compatibles en dichas zonas. Elaboración de cartografía.

Planeamiento urbanístico

Nueva clasificación de los núcleos de población, de acuerdo a la tipología de su estructura urbanística y desarrollo edificatorio. Establecimiento del modelo de crecimiento más adecuado para cada núcleo urbano.

Directrices de Protección del Paisaje

Todas las actuaciones que se vayan a realizar dentro de un área de interés según el planeamiento territorial requerirán un informe de impacto paisajístico, independiente del medioambiental, según determine el planeamiento urbanístico de cada municipio. Para facilitar la clasificación de dichos paisajes, el centro de documentación territorial elaborará unos mapas del paisaje, que permitirán establecer criterios en su restauración con el objetivo de conservar el paisaje rural tradicional.

Las directrices fijan que se deberán desarrollar programas de protección y restauración del paisaje en aquellos conjuntos urbanos declarados de interés. En este sentido, ya determina algunos criterios sobre los tendidos eléctricos o la prohibición de instalación de aerogeneradores en espacios protegidos, por ejemplo.

Comentarios