Cartas al Director. Subida de los precios de la luz

La Unión de Consumidores de Aragón-UCE quiere mostrar su más absoluto rechazo a la propuesta que el Ministerio de Industria, Turismo y Deporte trasladará en breve a la Comisión Nacional de la Energía y que plantea una subida del recibo de la luz de un 4,48 %.

Se trata de una subida que supera con creces la media del IPC anual y que de ningún modo pueden aceptar los consumidores españoles que se encuentran, dicho sea de paso, en condiciones de sobreendeudamiento históricas.

La situación se agrava aún más si tenemos en cuenta que los usuarios de sector eléctrico hemos asumido en gran parte el precio de la libre competencia (aportando para ello más de un billón y medio de las antiguas pesetas). Una libre competencia que además no es real (el 95% de los usuarios no cuenta con una alternativa a la que era su compañía de referencia) y que no se ha traducido en una mejora de los precios.

Si a todo ello le sumamos la también propuesta de subir el precio del gas un 4,24% así como otras tarifas características de los primeros meses del año y que varían en función del territorio (taxis, agua, autobuses urbanos, etc.) la situación se plantea realmente crítica. Por ello, UCA solicita al gobierno la necesidad de tener en consideración el importante nivel de sobreendeudamiento de las familias en nuestro país.

Por último, y en relación con las penalizaciones a los usuarios que derrochen energía, UCA considera más que necesario que se clarifiquen los términos y criterios que se seguirán para llevarlas a cabo. De otro modo, y siguiendo patrones no individualizados, una medida que podría considerarse coherente y eficaz, puede llegar a ser injusta y perjudicar a un gran número de usuarios.

UCA, en su defensa de los derechos y legítimos intereses de los consumidores y usuarios, no puede aceptar que se sigan defraudando las expectativas puestas por los consumidores en el proceso de liberalización de los servicios de carácter básico (luz, gas, telefonía...). Un proceso de liberalización que, pese a que se pronosticaba y publicitaba como sumamente beneficioso para los consumidores, no se ha traducido en una mejora de los precio ni de la calidad de los servicios.

Comentarios