Cáritas lanza su campaña de Navidad con la mirada puesta en la inmigración

?Construyamos un lugar común. Nadie sin futuro? es el lema de la campaña de Navidad de Cáritas para este año. Tiene como objeto la inmigración, dando continuidad a la campaña del año pasado denominada ?Nadie sin futuro?. El objetivo fundamental es propiciar la toma de conciencia de la sociedad en general para alcanzar una sociedad nueva fruto del proceso de encuentro entre personas inmigrantes y el resto de la sociedad.

Se trata de un objetivo al alcance de nuestra mano porque su consecución pasa fundamentalmente por un cambio de nuestras actitudes. No va, por tanto, dirigida especialmente a las administraciones públicas o los políticos y dirigentes, sino a todas las personas, independientemente de su origen, su situación o su actividad. La campaña ha sido presentada esta tarde a voluntarios de Cáritas Diocesana y las cáritas parroquiales.

Los aspectos en los que incide Cáritas estos días son los siguientes:

LA INTERCULTURALIDAD. Cáritas apuesta por la interculturalidad como un proceso de encuentro, de diálogo, intercambio e interacción para construir un futuro común a partir del enriquecimiento mutuo.

LA ACOGIDA La campaña está fundamentada en la Idea de acogida, la clave para alcanzar la plena integración social de los inmigrantes. La acogida debe entenderse como encuentro:

Para los inmigrantes, arriesgarse en un nuevo territorio, encontrar su espacio y contribuir a la vida comunitaria.

Para la sociedad de acogida: abrirse al asentamiento de nuevos vecinos, otorgarles el reconocimiento de la igualdad de oportunidades, garantizar su acceso a recursos sociales y recibir aportaciones enriquecedoras para la vida comunitaria.

VER NUESTRA REALIDAD. El mundo occidental ha perdido el valor de la hospitalidad que tuvo en épocas anteriores. Los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) constatan el aumento de personas que rechazan a los inmigrantes. Aunque es aún minoritario, ha pasado de un 8 por ciento a un significativo 32 por ciento en los últimos ocho años.

Frente a la acogida, el fenómeno de la inmigración puede ser visto como problema, causa de inseguridad ciudadana, moneda de cambio en las políticas internacionales o como instrumento electoral.

Cáritas pretende potenciar y fomentar las abundantes actitudes de acogida que aún existen en nuestra sociedad, por lo que la campaña va dirigida al corazón de cada persona para profundizar en la acogida.

Hay integración cuando convergen aspectos estructurales como la legalidad, la ciudadanía, la participación política, el acceso a empleo y vivienda, la educación, la sanidad y las prestaciones sociales y los aspectos relacionales, la familia, las relaciones de vecindad, redes de contactos, lazos afectivos, comunicación positiva, sentido de pertenencia, participación social e identidad.

CINCO RETOS:

Acabar con los prejuicios.

Superar las barreras idiomáticas que puedan existir para escuchar al inmigrante.

Fomentar espacios de acogida en pie de igualdad.

Crear espacios de encuentro cultural a partir del respeto a las personas y a sus culturas.

Acudir a la raíz del problema: Es necesaria una llamada global para terminar con la pobreza que obliga a cientos de miles de personas a la emigración.

Cáritas lleva la campaña a toda la sociedad. Lógicamente, hace un especial hincapié en las parroquias y movimientos de Iglesia.

Comentarios