Ya son 55 los fallecidos oficiales en accidente laboral durante 2005.

Una vez más CC.OO. se ve en la obligación de denunciar un nuevo accidente laboral mortal, que ha sucedido esta mañana en la provincia de Huesca. El trabajador fallecido pertenecía a la plantilla de una subcontrata que estaba realizando el montaje de un horno de fundición nuevo, en la empresa Hidro Nitro de Monzón. El trabajador se ha precipitado desde unos 4 metros de altura al fondo del horno, cuando una pieza que estaban montando ha golpeado el andamio al que estaba subido.

Con el de hoy son 55 los fallecidos oficiales en accidente laboral, aunque si contamos a los no oficiales (agricultores jubilados, autónomos y los 5 trabajadores de Harinas Porta) son 70 los muertos en accidente laboral registrados en Aragón en 2005. Un promedio que supera con creces las cifras de siniestralidad de años anteriores.

¿Qué está fallando para que tengamos que afrontar unos datos cada vez más escalofriantes, cuando se cumplen diez años de la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL)? ¿Cuáles son las causas? Tenemos una legislación en prevención de riesgos laborales equiparable a cualquier país europeo, ¿por qué somos quienes más accidentes tenemos? ¿No está en marcha el Programa Aragón y otros programas específicos para reducir la siniestralidad? ¿No está en vigor la reforma de la LPRL que obliga a los empresarios a integrar la prevención dentro de las empresas para que la prevención no sea papel mojado? ¿No son responsables solidarios de todo lo que ocurre en un centro de trabajo todos los empresarios que concurren en la actividad? ¿No se ha reformado el artículo 24 de la LPRL que determina los medios de coordinación en prevención de riesgos laborales cuando concurren varias empresas?

Pueden seguir pasando los años y podemos seguir autocomplaciéndonos diciendo que es la falta de cultura preventiva la principal causa de esta sangría. CC.OO. no va a parar, no va a permitir que ir a trabajar suponga jugarse la vida: no tenemos una varita mágica, pero sabemos que detrás de esa falta de cultura preventiva se esconden las causas reales de siniestralidad laboral en nuestro país. Sabemos que los accidentes de trabajo no se producen por casualidad, son el reflejo de una mala gestión empresarial, de un mal control de los riesgos laborales. Sabemos que la seguridad y salud de los trabajadores se considera secundaria.

Comentarios