Cartas al Director: Bochorno en las Cortes de Aragón

Bochorno en las Cortes de Aragón

Alberto Bernués Jal

Resulta difícil dar crédito a lo ocurrido en las Cortes Aragonesas el pasado día 15 de diciembre. La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para la creación de una Ley de Protección de la Alta Montaña en Aragón, avalada por más de 30.000 firmas de ciudadanos y ciudadanas aragoneses (más del doble de las necesarias), fue rechazada de un plumazo por la coalición de gobierno liderada por el PSOE, sin posibilidad de introducir enmiendas, sin posibilidad de negociación. Quizás convenga recordar que la ILP es un derecho recogido por el artículo 87 de la Constitución Española, regulado por la Ley Orgánica 3/1984, de 26 de marzo.

El Presidente del Gobierno Aragonés, D. Marcelino Iglesias, ni siquiera acudió al Pleno como era su obligación institucional y moral. ¿Qué puede haber más importante que recibir la propuesta de más de 30.000 aragoneses en lo que debería ser la Casa de todos? ¿Dónde esta el talante de dialogo y negociación del que tanto se precia su partido? El Parlamento es el lugar donde se va a deliberar, pero a esos ciudadanos y ciudadanas se les ha negado ese derecho sin explicación alguna, ni siquiera se les ha escuchado.

Y uno se pregunta, ¿acaso tienen miedo entre las filas del PSOE y PAR a recibir la voz popular?, ¿de quién y de qué son rehenes?, ¿qué intereses defienden?. La predación urbanística en el Pirineo, disfrazada de ampliaciones de estaciones de esquí alpino, construcción de otras nuevas y de campos del golf, constituye el mayor escándalo ambiental -y económico- en la Comunidad Autónoma Aragonesa. Ahora es también la causa de un atentado a los valores más básicos de nuestro sistema democrático.

Comentarios