Inician por Monzón la autovía A-22

Cuándo en marzo de 2005 entraron las máquinas a explanar y trabajar en la variante de Monzón, el arranque de la autovía A-22 Huesca- Lleida, algo iba a cambiar en la ciudad, que sentía la ausencia de variante como un agravio, de hecho la ciudad era conocida como el semáforo de Aragón.

Todavía es pronto para que los efectos se dejen notar en el tráfico de hecho, hasta abril 2008, no se abrirá al tráfico esta importante infraestructura que supera los cincuenta millones de euros. Esta obra va a modificar el ritmo de la localidad, ya que la temida travesía de colas interminables en vacaciones se pasará a convertir en una gran avenida cuestión que se comienza a ver con la actuación en la Azucarera. La caída del muro del recinto de la antigua empresa ha surtido un efecto psicológico en los ciudadanos de Monzón, pero todavía será más espectacular cuando se levante el hotel y se construyan las viviendas y equipamientos previstos.

Una vez que la variante esté en marcha la ciudad ubicará tres rotondas en el casco urbano para regular el tráfico donde se mirará por el ciudadano.

La variante supone el inicio de la Autovía Huesca ?Lleida (A-22) y la supresión de uno de los puntos negros de la Nacional ?240.La Variante tiene una longitud de 12,06 kilómetros. El tramo comprende tres enlaces para solucionar otras tantas intersecciones en Fonz, Almunia y Monzón Este.

El acceso a Castejón del Puente, de una manera provisional, se realizará con una rotonda a nivel al final del tramo, en tanto, se ejecutan las obras del proyecto de la siguiente actuación correspondiente a la variante de Barbastro. La de Monzón supone: un viaducto de voladizos sucesivos sobre el río Cinca de 295 metros de longitud, un viaducto de vigas artesa sobre el río Sosa de 320 metros de longitud, dos pasos superiores y uno inferior en los enlaces, cinco pasos superiores y siete inferiores para carreteras, ramales o caminos, tres acueductos, un paso bajo autovía tipo pérgola para el ferrocarril Lleida-Huesca, diecisiete obras de drenaje transversal y tres muros.

En cuánto a medidas medioambientales la adecuación de taludes se repoblarán con especies herbáceas autóctonas. Cabe destacar, el acondicionamiento de las márgenes del Cinca, un tramo de 1.500 metros aguas arriba y debajo del cruce de la variante, que supone una inversión de 905.000 euros. También, se acondicionan los accesos a Monzón desde los cruces con las carreteras de Fonz y de la Almunia por un importe de 375.000 euros.

Comentarios