Santaliestra no, Yesa a la cota media y Biscarrués ya veremos

El agua también ha marcado el año 2005. Se ha constituido la Mesa del Agua y dentro de esa mesa se han debatido las piezas de regulación más polémicas: Santaliestra, el recrecimiento de Yesa y Biscarrués.

En lo que respecta a Santaliestra hubo un acuerdo unánime de todos los miembros de la Mesa en el sentido de desechar la construcción del embalse tradicional y apostar por San Salvador. No cabe duda que el acuerdo vino inducido por la situación jurídica del pantano, muy tocado por el contencioso que el Ayuntamiento de Santaliestra interpuso al Estado.

Otra cosa fue el acuerdo del recrecimiento de Yesa. Había dos posturas de inicio, una la del PP y regantes que apostaba por el recrecimiento a cota máxima y otra la de los afectados y organizaciones ecologistas que apostaban por el recrecimiento cero.

Al final el PP y los regantes apoyaron el recrecimiento a la cota media uniéndose al sentir de la mayoría de la Mesa. Sin embargo los afectados siguieron oponiéndose al recrecimiento y manteniendo que había otras alternativas. El caso es que las obras han continuado su curso y los afectados han iniciado procedimientos judiciales con el fin de paralizarlas como se hizo en Santaliestra.

A día de hoy el otro pantano en conflicto, el de Biscarrués, es una incógnita. Parece que una buena parte de la Comisión de Obras Conflictivas de la Mesa del Agua estaría por la construcción de un Biscarrués de 30 hectómetros cúbicos y que Riegos del Altoaragón llevara a cabo regulaciones internas, además de construir Marracos. Pero todos los miembros d estel foro de debate saben que ese acuerdo, si no es con el apoyo de los regantes, puede acabar en papel mojado.

Así las cosas, en enero se retomará el debate de esta obra.

El caso es que Aragón, con más o menos suerte, con más o menos consenso, pero ha podido elegir su futuro hidráulico y decidir qué pantanos se hacen y cuáles no, ya que la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ha dicho desde un principio que su Ministerio hará lo que Aragón decida, y la decisión se tomará siempre en la Mesa del Agua.

Comentarios