Puertollano 2 Huesca 0. Adiós a la Copa Federación

La S.D. Huesca no pudo contra el Puertollano en el segundo partido de la Final de Copa Federación. Los azulgranas que plantaron cara en el encuentro no supieron parar Berja, protagonista en ambos partidos, consiguiendo los tres goles del equipo manchego en los dos partidos. La final, pese a todas las ocasiones que tuvieron los jugadores que dirige Miguel Sola, ha estado marcada por el problema que ha tenido el Huesca durante todo el año que es la falta de gol.

La primera parte del encuentro fue dominada por la S.D. Huesca que en el minuto 3 dispuso de una ocasión de gol por parte de Larios. La jugada polémica del encuentro la encontramos un minuto más tarde en un agarrón a Sestelo dentro del área que el árbitro, Tapiador Aguado, no quiso señalar. El Huesca no bajó los brazos y en un remate de Larrainzar, en el minuto 21, obligo a Torrente, portero local, a realizar una gran parada. Siguieron los azulgranas buscando el gol y Larios 4 minutos después remataba fuera.

Los nervios comenzaron a aflorar en ambos equipos y eso se notó en una tangana entre el portero oscenses Vera y el delantero local Berja que se saldaba con una amarilla al portero de la S.D. Huesca.

La mejor ocasión de la S.D. Huesca la tuvo Besalduch en el minuto 36, tras un pase de Rodríguez, cuando se quedaba solo ante el portero y fallaba una nueva ocasión para el Huesca.

La segunda parte comenzaba con un tempranero gol de Berja, en el primer remate a puerta de los manchegos en el minuto 8, y ante el que Vera no pudo hacer nada. Pese a este duro golpe el Huesca no paró de buscar la portería rival y la ocasión la obtuvo Dani Guerrero en el minuto 13.

Pero fue en el minuto 17 cuento de nuevo Berja, libre de marca, conseguía el 2-0 que a la postre sería el definitivo. Comenzó aquí el baile de cambios en el banquillo de la S.D. Huesca apostando por una alineación más ofensiva con los cambios de Castán por Lombas, Dani Guerrero por Bermejo y Azpilicueta por Larios. Los cambios hicieron efecto y Azpilicueta tenía una claro remate de cabeza que no conseguía materializar en gol en minuto 32.

A partir de ahí las picardías se dejaron notar rompiendo el ritmo del encuentro con mucho balones fuera del campo, perdidas de tiempo ante la pasividad del colegiado.

Miguel Sola, entrenador de la S.D. Huesca al final del partido, tenía palabras de agradecimiento hacia sus jugadores por la labor que han realizado durante toda la competición. Ahora Sola señalaba que solo hay que pensar en la liga para conseguir los tres puntos frente a un rival complicado como es el Alicante y que ayudaría al Huesca a distanciarse de los puestos bajos de la clasificación.

Al final del encuentro, caras de decepción, tristeza y en algunos jugadores lágrimas por no haber podido conseguir este título en el que se habían puesto muchas ilusiones esta temporada.

Comentarios