Ecologistas en Acción Sabiñánigo, considera un contrasentido el proyecto de conexión de aguas del sector Latas

En lo referente a las aguas residuales de la urbanización señalan que “la Dirección General de Calidad Ambiental, se pronunció de manera taxativa en el punto segundo del Condicionado Ambiental, ordenando a Nozar la construcción, en el sector Latas, de una depuradora con capacidad para tratamiento secundario, terciario y sistema de desinfección, que recogiera y procesase las aguas residuales para reutilizarlas para el riego del campo de golf. Así se aprovecharían 349.565 metros cúbicos que se estima que gastará la urbanización al año”.

Ante esto muestran su sorpresa precisando que “paradójicamente, el Instituto Aragonés del Agua por iniciativa de Nozar y con el apoyo incondicional del Ayuntamiento de Sabiñánigo acepta todo lo contrario; que las aguas residuales se deriven a la Estación Depuradora de Sabiñánigo, por lo que tras ser tratadas se verterán al río Gállego sin reutilizar. A causa de esta decisión, para regar el campo de golf habrá que detraer del río otros 377.500 m3 anuales. Es incomprensible que dos organismos dependientes de la Consejería de Medio Ambiente emitan dictámenes contradictorios y que prevalezca el que implica un despilfarro de agua, que es el que beneficia al promotor en contra del interés general. Y más incomprensible aún, que un tercer organismo dependiente de la misma Consejería –el INAGA- exima del Estudio de Impacto Ambiental a la realización de una obra contraria a un condicionado ambiental”.

No comparten los planteamientos del Ayuntamiento de Sabiñánigo, que “el motivo de la conexión de la red de suministro es la mejora del abastecimiento de Sabiñánigo y de sus nucleos rurales, teniendo como apoyo el sistema de abastecimiento del Sector Latas en caso de una hipotética e improbable insuficiencia de aportes del río Aurín. Si esto fuera cierto, el agua del sistema del sector Latas fluiría por gravedad al sistema de la localidad serrablesa y no sería necesario el potente equipo de bombeo proyectado para la elevación de aguas del sistema de abastecimiento de Sabiñánigo al sistema de suministro del sector Latas. Mas bien lo que cabe sospechar y así lo confirman fundados indicios, que el apoyo será del sistema de suministro de Sabiñánigo al Sector Latas. Imprudentemente y con una falta grave de rigor técnico, en el proyecto no se tiene en cuenta la pérdida de presión generalizada que tendrá el sistema de suministro de Sabiñánigo al realizar un bombeo desde su punto más bajo de la red. Así mismo, no se tiene en cuenta la sobrepresión –más de 20 atmósferas- a la que será sometida esa parte baja de la red si alguna vez el agua fluye en sentido Sabiñánigo. Además el Ayuntamiento de Sabiñánigo anula su argumento y poco temor ha de tener a un insuficiente caudal del río Aurín, cuando ha solicitado a la CHE un aprovechamiento de minicentral hidroeléctrica asociado al sistema de abastecimiento del municipio, con aguas procedentes del citado río Aurín”.

De todo lo anterior deducen cual es el funcionamiento del Departamento de Medio Ambiente. “Una cosa es lo que preconiza el Consejero en los foros internacionales y otra bien diferente la realidad de la política de aguas. No es propio de las administraciones y sociedades avanzadas el desperdicio de los recursos y menos del agua. Lo apropiado es la correcta gestión y aprovechamiento de estos; por lo que no se explica este derroche que además pone en franca contradicción lo determinado por dos Direcciones Generales de un mismo Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Aun es más difícil de explicar que un Ayuntamiento que firma y suscribe la Agenda XXI y la Carta de Aalborg sea promotor y copartícipe de este contrasentido”.

Comentarios