Luz de alarma y preocupación en la SD Huesca

Los resultados de las últimas nueve jornadas, con una victoria y dos empates, no invitan al optimismo en el club azulgrana donde se ve cada vez más cerca el abismo del descenso. La decepción de la derrota con el Reus ha complicado tanto las cosas que ahora mismo el equipo está en una posición de descenso directo que hacía muchos meses que no ocupaba.

Mirando la botella medio llena es lógico pensar que el Huesca tiene un calendario que puede favorecer sus intereses, pero siendo realistas hay que reconocer que no ganar a Logroñés y Reus ha sido un paso atrás importante para las aspiraciones de un equipo que no juega a nada y no trasmite buenas vibraciones a la grada.

El presidente Jesús Viñuales indicaba a Radio Huesca Digital que “todavía quedan tres partidos, pero no podemos seguir así. Teníamos muchas esperanzas en puntuar en Logroño y no lo hicimos y luego esta derrota con el Reus. Lo veo cada vez más difícil y ahora tendremos que luchar a tope para salir de los puestos de descenso y mantener la categoría”.

Viñuales insiste en que “sería un desastre descender. No pensaba que podíamos pasar tantos apuros. Hemos dejado pasar muchas oportunidades y el equipo no convence, aunque los chavales se dejan la piel en el campo”.

El Huesca tiene un calendario ante Sabadell, el próximo fin de semana en la Nova Creu Alta, Figueras en el Alcoraz y Zaragoza B para cerrar la liga en la capital aragonesa. Sería importante no ceder más puntos y por lo tanto salir vivo de Sabadell para luego intentar en las dos últimas jornadas certificar la permanencia.

Los rivales directos tiene un calendario, tal vez a priori más complicado ya que se miden a equipos de la parte alta de la tabla y que se están jugando su presencia en el play-off.

Reus – Gramanet; Levante B – Reus; Reus - Osasuna B

Logroñes - Levante B; Osasuna B – Logroñes; Logroñes - Peralta

Sabadell – Huesca; Gramanet – Sabadell; Sabadell - Levante B

Comentarios