La DPH implica a los trabajadores en su sistema de gestión ambiental

Los criterios ambientales entrarán a formar parte fundamental de la gestión, infraestructuras y servicios de la Diputación de Huesca. Durante los últimos días se ha realizado un plan de formación a todo el personal de la Institución provincial antes de la implantación definitiva del Sistema de Gestión Ambiental. Con su implantación la Diputación de Huesca se convertirá en la primera administración pública de Aragón en obtener la certificación ISO 14.0001

Este sistema es una herramienta de trabajo pensada para prevenir, reducir o eliminar el impacto ambiental de las actividades de la Institución, avanzando así en el campo de la conservación del patrimonio natural en el Alto Aragón. En las jornadas formativas los trabajadores han podido conocer el alcance de este proceso y cómo se traducirá en su trabajo diario. También se han dado a conocer los resultados de la auditoria interna que se ha realizado en dependencias provinciales como paso previo a la certificación ISO 14.001.

La Diputación de Huesca es la primera institución aragonesa que podría obtener este reconocimiento internacional y “motivaría a otras instituciones, ayuntamientos y empresas para que emprendan este proceso hacia un modelo sostenible”, según el coordinador del Sistema, Francisco Orduna. El responsable del área de Desarrollo y Medio Ambiente asegura que con este paso se logrará conseguir la excelencia en lo que se denomina calidad ambiental.

Este nuevo modelo no sólo vincula la calidad en los servicios con la gestión eficiente de los recursos naturales, sino que a medio y largo plazo también supondrá un ahorro en los costes. Este escenario forma parte del trabajo de la Institución provincial por un nuevo modelo de desarrollo, en el que se integran varios programas de ayudas y los procesos de Agenda 21 Local que la Diputación ha impulsado no sólo en Huesca, sino también en los principales centros de población de la provincia.

El Sistema de Gestión Ambiental es un elemento vivo que se someterá a la continua revisión y mejora. Entre los criterios de actuación ambiental, se contempla la reducción del consumo de materias primas (agua, energía, etc), minimizar la generación de residuos y garantizar su reutilización, racionalizar y gestionar correctamente el uso de los materiales tóxicos, controlar el efecto ambiental de la contaminación atmosférica, los ruidos y los vertidos y contribuir, de esta forma, a la sensibilización de los compañeros, usuarios y ciudadanos en general. Como recuerda Francisco Orduna, “con el programa que se ha diseñado sólo el consumo energético podría reducirse hasta un 50%”. Se plantean nuevas opciones para compensar las emisiones de CO2, como ya se ha hecho en algunas jornadas organizadas meses atrás por la Diputación de Huesca y en las que las emisiones generadas por los desplazamientos de los asistentes se han neutralizado a través de un proyecto de reforestación.

La implantación del Sistema de Gestión Ambiental es el resultado de un proceso complejo que se ha prolongado durante más de dos años, después de que la Diputación de Huesca aprobara en sesión plenaria su Política Ambiental. Durante este tiempo se ha elaborado un diagnóstico ambiental que ha servido de base para elaborar el código de “Buenas Prácticas Ambientales” y un manual que la Diputación de Huesca ha editado junto con la Fundación Ecología y Desarrollo.

Además de este plan formativo, la Diputación tiene previsto otro que abordará la concienciación ambiental desde el punto de vista de las “compras verdes”, ya que los criterios de sostenibilidad ambiental se tendrán en cuenta en los contratos de obras, suministros o asistencia técnica. En el propio manual se señala que “las aportaciones y colaboración de los trabajadores, empresas y entidades vinculadas con la Diputación son vitales para el éxito del proceso”.

Comentarios