El altoaragonés Noel Mega, campeón de Aragón élite de ciclismo

El montisonense ha repetido victoria como ya hiciera el año pasado en el Campeonato de Aragón que se disputaba este sábado en Sabiñánigo con un participación de 28 corredores en la prueba élite y sub-23 de los que finalizaron 15 la carrera con un duro recorrido que era el mismo que se hizo hace unos años cuando se celebró el Campeonato de España en esta zona.

El dominio de los corredores del Cai CC Aragonés fue absoluto y finalizaron en los primeros puestos en las dos categorías. El podium élite lo completaron David García y Javier Solana y en sub-23 ganó Víctor Herrero, seguido de Javier Ruiz y Joaquín Villaba. Los corredores oscenses del Autro Cuatro CC Oscense no pudieron en ningún momento con la armada del Cai y el trabajo no sirvió para conseguir estar con los primeros. Los élite-sub23 recorrieron 123 kilómetros.

Por la mañana se celebraron las pruebas para cadetes y juveniles con 48 y 87 kilómetros respectivamente. En la primera vencieron Diego Samitier de la Peña Edelweis, seguido de Javier Alonso del Cai CC Aragonés y tercero Raúl Valero de Lasaosa-Cosalvi CC Oscense. En esta prueba participaron 27 corredores.

En juveniles el dominio fue para el Huesca La Magia con Alberto Martín y Francisco Moreno como primero y segundo. Tercero fue Membrado del Santas. Participaron 23 corredores y solamente llegaron 13.

El domingo se disputaron también las pruebas para veteranos en las que los vencedores fueron. Sergio Pérez en Master 30; Javier Ruiz en Master 40, seguido de Carlos González del CC Sabiñánigo y de Javier Lacasta de Mayencos de Jaca. En Master 50 se impuso José Herrando Arruego (Zaragoza y en Master 60 Jaime Monllort (Binéfar).

La organización de la Peña Ciclista Edelweis y de la Federación Aragonesa de Ciclismo fue perfecta y la lástima ha sido la poca participación de corredores. La salida en el campo de Golf Las Margas y la meta en Pirenarium le dio más espectacularidad al recorrido que discurría por Hostal de Ipiés, Navasa, Jarlata, Cartirana y Sabiñánigo.

Comentarios