Los ganaderos aragoneses indignados por la suelta de la tercera osa en Francia

2004091313 ganaderia.JPG

Francia ha soltado una tercera osa en Arbas, localidad situada al noroeste del Valle de Arán. Se llama “Hvala”, “Gracias” en esloveno, tiene cinco años y pesa 100 kilos. La suelta esta osa y la amenaza de que próximamente se va a repetir esta práctica con dos más, ha indignado a los responsables de ASAJA y UAGA Aragón y ganaderos aragoneses que están inmersos en plena protesta tratando de llegar a una solución consensuada con las administraciones para impedir que la reintroducción del oso se haga de forma unilateral.

 

Las organizaciones agrarias ASAJA y UAGA han convocado para el próximo martes, día 23 de mayo, una concentración en Huesca capital con el lema "Ni osos, ni indemnizaciones". Es una movilización reivindicativa e informativa; tendrá lugar a las 11:00 horas en la plaza Cervantes de la capital oscense. Paralelamente la Consejería de Medio Ambiente celebrará una sesión informativa en Huesca para tratar las condiciones e indemnizaciones previstas para los ganaderos en caso de ataques del oso.

Sin embargo, desde ASAJA “se alaba la prudencia y la racionalidad mostrada por la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente de la DGA, al no firmar ningún convenio hasta no llegar a un acuerdo mayoritario con el territorio, tal y como ha declarado su titular, Alberto Contreras”. “No parece tan clara- dice esta asociación- la postura del Ministerio de Medio Ambiente que parece más proclive a imitar el programa francés, es decir, la reintroducción del oso sin contar con ganaderos ni habitantes del Pirineo”.

  

Desde ASAJA se ha reiterado que “la postura de la Organización nada tiene que ver con ninguna oposición al desarrollo de la vida animal y la necesaria preservación de la biodiversidad”. Se trata según ha declarado Esteban Andrés, Secretario General de ASAJA Aragón, “de que la presencia de estos animales no coarte el desarrollo económico en el sector primario y del turismo y servicios, etc, a nadie le gusta vivir bajo la amenaza y peligro real que suponen estos animales salvajes”.

 

Desde ASAJA Aragón se confía en que “con el diálogo con la administración, se llegará a alguna solución que contemple todas las sensibilidades, sin imposiciones, que a la postre hacen inviables a medio plazo lo que unilateralmente se obliga por la fuerza”.

 

Comentarios