Sorpresa en Aragón por la decisión del Parlamento Catalán de impedir el retorno de los bienes

2006020909 bienes.jpg

El Viceconsejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Juan José Vázquez, ha calificado de “sorprendente y cínico” el acuerdo del Parlamento Catalán que blinda la continuidad de los bienes en litigio en Lérida. Esta decisión pretende dilatar la devolución de las piezas de arte, según Vázquez, quien ha señalado que “este tipo de pronunciamientos crean ciertas reticencias”. El Gobierno de Aragón insiste en que esta moción no obliga ni a los aragoneses ni a la Iglesia, y vuelven a reclamar que se ejecute la sentencia del Tribunal de la Signatura Apostólica.

Juan José Vázquez ha manifestado que están sorprendidos por la postura de un Parlamento que no respeta las reiteradas sentencias dictadas por el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica.

Si fracasa el recurso eclesiástico presentado por el Obispado de Lérida, la moción aprobada por el Parlamento Catalán podría ser el impulso definitivo a un recurso civil que podría presentar el presidente de la Diputación Provincial de Lérida. El Gobierno de Aragón considera que esta postura si se llega a producir sería un “error”, según ha explicado el Viceconsejero de Cultura.

El obispo de la Diócesis mantiene “silencio” ante la decisión del Parlamento Catalán, mientras que el Gobierno de Aragón ha mostrado una vez más el apoyo a la Diócesis de Barbastro-Monzón.

El Parlamento de Cataluña ha aprobado por unanimidad una moción, instada por CiU, con la que se blindan las obras de arte sacro del Museo Diocesano de Lérida hasta que se resuelva por la vía civil la propiedad de las obras. La moción obliga a la Generalitat a matizar su resolución del mes pasado por la que autorizaba el traslado a Aragón de las 113 obras de arte de la Franja que se conservan en el Museo Diocesano, siempre y cuando se "mantenga la unidad de la colección a través de la gestión compartida", que irá a cargo de un Patronato ejecutivo que se creará con esta finalidad.

La moción ha provocado un nuevo enfrentamiento entre ERC y PSC después de que el diputado republicano Carmel Mòdol reprochara a la Conselleria de Cultura su "neutralidad" en lugar de mostrarse "beligerante en la defensa de los intereses del territorio". Mòdol incluso apuntó que si el problema hubiera sido en el área metropolitana de Barcelona "la actitud habría sido otra". No obstante, agradeció el "cambio de actitud" de los socialistas y su apoyo a una moción

Desde CiU, Josep Pont, ha asegurado que hay dos puntos clave: “no se puede hacer nada hasta que se acuerde la propiedad y que mientras tanto las piezas no se pueden mover” consideran que lo que ha propuesto CiU es diferente al acuerdo de Gobierno.

Desde el PSC, Francesc Xavier Boya, se limitó a justificar la actuación de los socialistas en la voluntad de "huir de los titulares de diario" y ha asegurado que la moción no contradice a Cultura.

Con la moción, el Parlament insta al Gobierno de la Generalitat a que las obras de arte en litigio se mantengan como colección inscrita en el Catálogo de Patrimonio Cultural Catalán, según la ley del patrimonio, y el "reconocimiento explícito y necesario de la unidad de la colección", que explica "contextos identitarios, históricos, sociales y religiosos de unas parroquias y comunidades con fuertes vínculos de unión y de entendimiento a lo largo de siglos". Asimismo, se insta al Gobierno, solamente "una vez definida la propiedad de las obras, a promover acuerdos para la gestión conjunta de la colección independientemente de la existencia de diversas sedes museísticas dentro del marco territorial que históricamente generó las obras actualmente en litigio".

La condición que pone el Parlament es que estas sedes "reúnan las condiciones técnicas apropiadas y de acuerdo con un discurso museológico capaz de explicar y de dar coherencia a las realidades compartidas y a la historia común". La moción también limita la posible autorización de la petición de traslado de las obras efectuada por el Obispado de Lleida al cumplimiento de forma previa, "integra y fehaciente" de todas las condiciones expresadas en esta moción. Finalmente, la moción estipula que las obras de arte en litigio se conserven y expongan en el Museo Diocesano de Lleida hasta que no se alcance un acuerdo de gestión consensuado entre las partes en conflicto que permita la "salvaguarda y la difusión de la colección en los términos que recomienda el Consejo Internacional de Museos y la comunidad museística internacional, por la que las colecciones de un museo se han de conservar, documentar, investigar y difundir para el conocimiento y disfrute de la sociedad.

Comentarios