El fotógrafo oscense Jesús Viñuales expone en Barbastro

“Fragmentos vividos en la periferia del mundo” es el nombre de esta muestra, incluida en la programación del Mayo Cultural, y que podrá verse hasta el próximo cuatro de junio en la Sala de Exposiciones de la Casa de la Cultura. Viñuales recoge bajo este título un buen número de fotografías realizadas en diferentes partes del mundo, en su afán declarado por retratar a la persona, y romper con los estereotipos asociados a los habitantes de unos y otros lugares.

Jesús Viñuales dice querer mostrar, en esta colección de instantáneas, fragmentos de las vidas de personas que viven con alegría, a pesar de hacerlo en unas condiciones muy complicadas. El fotógrafo afirma que, al final, nuestras vidas no difieren tanto de las de estas personas, habitantes de Kenia, la India, Nepal o Bali, que también tienen sus ratos buenos, malos y regulares.

Egipto, Jordania, y México son otros de los lugares por los que Viñuales dice sentir predilección, y en los cuales ha retratado al que considera el denominador común de todos ellos: el individuo. El fotógrafo explica que su propósito es mostrar que no todo es sufrimiento en las vidas de los ciudadanos de estos países, algunos muy castigados, sino que también tienen sus momentos felices.

Para Jesús Viñuales, que se define como “aficionado con mayúsculas” a la fotografía, es un orgullo y un halago exponer en Barbastro, puesto que, hasta ahora, comenta, nunca se había planteado mostrar sus retratos a un público que no fuera sus amigos o familiares. Una amiga le convenció, y, desde hace tres años, “Fragmentos vividos en la periferia del mundo” ha sido expuesta en distintos lugares.

El fotógrafo, para quien lo fundamental en una fotografía es que hable por sí sola y transmita muchas cosas, anima a los espectadores de esta muestra a que no se queden sólo en la imagen estética de las imágenes e intenten penetrar en la mirada de cada uno de sus protagonistas.

Comentarios