El Ministerio de Medio ambiente destinará un millón de euros a paliar la reintroducción del oso

2005092323 oso.JPG

La ministra de medio ambiente, Cristina Narbona, ha indicado en la Comisión de medio ambiente del Congreso de los Diputados que su departamento destinará un millón de euros para acciones encaminadas a la preservación del oso pardo en los Pirineos y la protección de estos ecosistemas. El Ministerio ha creado una línea presupuestaria específica para conservación de especies amenazadas.

Narbona ha señalado que con este presupuesto se podrán financiar algunas de las acciones que llevan años reclamando los ganaderos y otras actuaciones beneficiosas para las poblaciones locales que permitirán mejorar su calidad de vida.

La ministra ha destacado la importancia del programa de reintroducción del oso y ha subrayado que las comunidades autónomas han recibido información puntual sobre su desarrollo. Desde febrero de 2005 los gobiernos de Aragón, Navarra y Cataluña disponen de la misma información que el Ejecutivo central sobre el proceso de reintroducción.

Narbona destacó la importancia del programa de reintroducción, ya que es la única medida que puede asegurar la conservación de la especie en la cordillera, especialmente después de que la osa “Canelle” muriese abatida por un cazador en el valle de Aspe, en la vertiente francesa de los Pirineos, a finales de 2004. Esta osa era la única hembra del núcleo occidental del Pirineo. De hecho, es posible que de no haberse llevado a cabo las reintroducciones de 1997 y las que se están realizando estos días, sólo habitasen en la actualidad un par de  ejemplares machos en el Pirineo y la especie prácticamente se habría extinguido

En la actualidad, el área de distribución de la especie en los Pirineos se reparte en tres países: España, Francia y Andorra; y dentro de España en tres comunidades autónomas: Cataluña, Aragón y Navarra.

La población actualmente existente, entre 15 y 18 ejemplares en tres núcleos diferentes, casi todos procedentes de una reintroducción anterior, no puede considerarse una población viable, por lo que la actuación que se está llevando a cabo se considera imprescindible para su supervivencia y por lo tanto para el mantenimiento de la riqueza natural de los Pirineos.

El reforzamiento previsto contempla la suelta de un máximo de cinco ejemplares, cuatro hembras y un macho, procedentes de Eslovenia, la población no amenazada más cercana a la Península, y muy próxima genéticamente a la autóctona, de la que ya procedían el macho y las dos hembras reintroducidas por Francia en 1997.

Durante los meses siguientes a la suelta de cada ejemplar se realiza una supervisión continua del estado de salud de los animales. Los ejemplares son equipados con un collar emisor GPS, de emisión por satélite y un dispositivo interno radioemisor con objeto de realizar su seguimiento científico en todo momento.

Comentarios