José Diego Estébanez sigue con el reto de ascender ‘las siete cumbres más altas de los siete continentes’

El montañero José Diego Estébanez ha regresado del Everest donde conseguía alcanzar la cima de la montaña más alta del mundo el pasado día 18 de mayo tras un esfuerzo importante y muchos escollos y dificultades que tuvo que ir solventando en una expedición que explicó en Huesca en la sede de Peña Guara, club del que es socio e integrante del equipo de competición de orientación. También es socio de Montañeros de Aragón de Barbastro y es miembro del equipo de los Grupos de Montaña de Rescate de la Guardia Civil con sede en Panticosa.

La ascensión al Everest está incluida en un proyecto mucho más ambicioso como es ascender las montañas más altas de Europa, Asia, África, las dos Américas, Oceanía y la Antártida por rutas no normales eludiendo ‘ la normalidad’ de estas montañas, sin buscar la dificultad y si el compromiso de alcanzar las cimas’, según explicaba el propio montañero.

Hasta el momento ha conseguido subir el Monte McKinley, superior a los 6.000 metros de altura, pero muy cerca del círculo Polar Ártico. Uno de los lugares más fríos del planeta. · El Kilimanjaro, un oasis de nieve en medio de la sabana tropical de Tanzania. La montaña más atractiva de África, y la más alta. El Cerro Aconcagua, además de ser la montaña más alta fuera de los Himalayas, plantea un gran compromiso para cualquier amante de la montaña. El Monte Elbrus, en el límite entre Rusia y la República de Georgia. Es la montaña más alta de Europa y se ubica en una de las más gigantes cordilleras del mundo, el Cáucaso, cerca del Mar Negro y el Everest, en los Himalayas, es la montaña más alta del planeta. En el límite entre Nepal y Tíbet, es el máximo sueño para miles de deportistas de todo el mundo.

Sus próximos proyectos son el Vinson, en la Antártida a finales de este año, que implica una complicada organización logística para llegar a un lugar tan remoto del planeta cercano al Polo Sur. Posteriormente, en septiembre de 2007 intentará subir la Pirámide Carstensz, en Irian Jaya, Isla de Nueva Guinea. Genera una verdadera polémica por su ubicación, en Oceanía o en Asia, pero, por su altura muy superior a cualquier otra en Australia, está entre las siete cumbres del mundo.

José Diego destacó los contratiempos que vivió con el retraso de la llegada del material, una infección de garganta y el mal tiempo que le retraso los planes previstos inicialmente. Llegó la buena noticia de una ventana de buen tiempo que hizo que todos los montañeros en esa zona salieran decididos a intentar la cumbre lo que motivó que en las aristas más técnicas hubiera hasta colas de dos horas y media por lo que José Diego decidió esperar un día más, una apuesta que le benefició y le permitió llegar a la cima del Everest.

En su regreso lamentaba la actitud que han tomado los llamados montañeros que acuden a esta montaña que se ha convertido en un autentico ‘circo’ con expedicionarios haciendo fotos a los cadáveres que había por el camino o no ayudando a los serpas que sufren accidentes y otras anécdotas que han sido la nota triste para José Diego Estébanez que no comparte este nuevo estilo de montañismo con expediciones comerciales con personas que no están preparadas para afrontar retos como este.

Comentarios