La Delegación del Gobierno en Aragón y la FAMCP unen esfuerzos contra los accidentes de tráfico en verano

El Delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, y el presidente de la Federación Aragonesa de Municipios Comarcas y Provincias (FAMCP), Salvador Plana, han suscrito el segundo convenio de colaboración destinado a promover el respeto a las normas de circulación, la figura del conductor alternativo y la disminución de los accidentes durante las fiestas patronales del verano.

El convenio se formaliza en un manifiesto que todos los municipios aragoneses aprobarán en pleno en próximas fechas e incluirán en sus programas festivos. “Te quedan muchos bailes” es en 2006 el lema de ese manifiesto, que hace incidencia en la peligrosidad de los desplazamientos en coche en los trayectos cortos. Tras la firma, el Delegado del Gobierno, Javier Fernández, ha destacado la importancia de mantener la atención en carretera en todo momento. “Al volante, 50 metros son tan peligrosos cono 500 kilómetros. Por ello, no tenemos que bajar la guardia en ningún instante”. Por su parte, el presidente de la FAMCP, Salvador Plana, ha incidido en los comportamientos preventivos. “Hay que reducir los riesgos que entraña el ir i venir festivo y que el viaje y la fiesta acaben en alegría”.

La estadística de accidentalidad con víctimas según desplazamiento previsto del año actual refleja que un total de 574 vehículos se han visto implicados en siniestros durante desplazamientos locales de menos de 50 kilómetros, lo que supone un 40,3% del total. En recorridos medios (de 500 a 200 kilómetros) hubo 329 vehículos accidentados (22,5%) y en largas distancias (más de 200 kilómetros) 310 (21%)

Entre el 20 de junio y el 3 de septiembre de 2005 se produjeron en las vías no urbanas de la provincia de Zaragoza 211 accidentes con 12 víctimas mortales y 72 heridos graves.

En lo que llevamos de año 54 personas han fallecido en accidente en las carreteras aragonesas, 25 en las infraestructuras viarias oscenses, 24 en las zaragozanas y cinco en las turolenses.

Comentarios