El PAR de Sabiñánigo rechaza las criticas a una capilla católico-romana en la Residencia de Mayores

Desde el Partido Aragonés en Sabiñánigo su portavoz, Pedro Grasa, en declaraciones a Radio Huesca Digital, ha mostrado su sorpresa por “ las afirmaciones del representante de IU que ha vertido con respecto a la posible construcción de una capilla en la residencia de personas mayores “Alto Gállego” de esta localidad y , aunque resulte absurdo, contra el PAR, sin mencionarlo en su escrito”.

El portavoz municipal replica que “acusarnos de electoralismo, cuando hemos realizado toda esta actividad sin darle publicidad alguna, es una salida de tono que sólo puede explicarse precisamente porque el PAR crece en Sabiñánigo y eso hay que impedirlo”.

Grasa detalla que “en efecto, en el transcurso de visitas efectuadas junto con los responsables de Instituto Aragonés de Servicios Sociales, IASS, recogimos esta petición mayoritaria a la que nadie se opuso y nos hemos ocupado de ir, hablar con ellos, confirmar esa propuesta, trasladarla y que comience a gestionarse, confiando en que culmine. Está claro, somos culpables pero aún no sé de qué. Más bien será que otros no ven más allá de sus ideas, no comprenden las convicciones de los demás y encima pretenden decirles a nuestros mayores, a estas alturas de sus vidas, lo que deben hacer, pensar, pedir o creer”.

En sus declaraciones a esta redacción ha resaltado que “algunas personas mayores tienen más problemas de movimiento y algunos padecen todas las dificultades para desplazarse a cumplir con sus creencias en parroquias distantes de la residencia”. Precisando el representante del PAR que “cuentan con la opinión favorable de psicólogos que aseguran que este tipo de instalaciones pequeñas resultan beneficiosas para estos vecinos” Incluso disponemos de unos criterios acerca del espacio de la residencia donde mejor podría ubicarse la capilla, de acuerdo con los gestores del centro”.

“En el PAR -afirma-, respetamos todas las religiones y la condición laica del Estado. Pero respetamos en primer lugar a las personas, su libertad y sus derechos. Hay que ser lógicos, aplicar el sentido común antes que la ortodoxia ideológica inflexible. No estamos promoviendo una iglesia en un colegio público, por ejemplo, sino en una residencia de mayores y nadie obligará a nadie a acudir a la capilla, pero es manifiesto que muchos, la mayoría, podrán disponer de un nuevo servicio que eleve su calidad de vida. Eso es lo importante. Tratar de imponer criterios políticos o filosóficos, aún a costa de esa calidad de vida, no tiene sentido. Ahora lo que tenemos que hacer es que conseguir que se instale esa capilla cuanto antes, si finalmente es posible”.

Comentarios