La SD Huesca tendrá que seguir sufriendo en Canarias

Sigue la agonía de los oscenses que no pudieron marcar ante un Castillo que se mostró como un equipo serio y ordenado y al que, como al Huesca, le falta gol. El empate a cero deja todo en el aire para la vuelta el domingo que viene en tierras canarias. Lo mejor que los azulgranas no encajaron gol y lo peor que el equipo está fundido y sin fuerzas por lo que veremos como se resuelve esta eliminatoria que está más en manos de la suerte que del juego de ambos conjuntos por lo visto en este partido de ida.

El encuentro fue de lo peor de la temporada con un juego lento y lleno de imprecisiones. Los de José Carlos Álamo sabían muy bien a lo que venían a Huesca, mientras que los oscenses no daban una a derechas y las ocasiones se pueden contar con los dedos de una mano. Para colmo de males se lesionó Carreño, único hombre punta que tiene el Huesca y que se retiró antes del descanso.

En la segunda mitad la situación no varió y aunque el Huesca puso un poco más de empuje le faltó llegada y la mejor ocasión la tuvo Bermejo en la recta final con un disparó que debuto el portero visitante. Antes, Quino lanzó muy bien una falta que entre el portero y el alrguero enviaron a corner. El Castillo CF no renunció al ataque, pero no hizo méritos para marcar por lo que al final el empate a cero se puede considerar como un resultado justo y que no disgustó a ninguno de los dos.

La situación no es cómoda, especialmente para el conjunto altoaragonés que es el que tiene que jugar fuera. La baza de salir vivos de esta promoción y por lo tanto asegurar la permanencia en la 2ª B pasa por marcar gol en el campo del Castillo que estará arropado por su afición y que recuperará jugadores importantes que no pudieron jugar en Huesca por sanción.

Miguel Sola no podrá contar con los lesionados que es difícil su recuperación y se puede unir Carreño, mientras que es segura la vuelta de Eizaguirre, al que se le hechó de menos en este primer partido. Buen ambiente en el Alcoraz con mucho público que salió resignado por la situación de un Huesca que tendrá que seguir sufriendo.

En el descanso se le entregó por parte del Ayuntamiento de Huesca a Nacho Novo un recuerdo por ser 'un embajador de Huesca en el fútbol europeo y pasear el nombre de la ciudad donde vivió dos años'. El gallego dejó muchos amigos en Huesca y sigue muy cerca la trayectoria de los azulgranas.

Comentarios