400 hectáreas quemadas en la Hoya en plena fase de máxima alerta por incendios

2006030101 retén.JPG

Aragón entra en la fase de máxima alerta del plan de prevención y extinción de incendios. Esta fase finalizará el 30 de septiembre aunque siempre se está pendiente de las condiciones atmosféricas reinantes en la Comunidad Autónoma. Ayer varios incendios arrasaron más de 400 hectáreas en campos y montes de la Hoya de Huesca. Ibieca estuvo a punto de ser desalojada ya que las llamas llegaron hasta las puertas del pueblo.

La temporada es delicada precisamente por estas condiciones, con un bajo nivel de humedad ambiental y con temperaturas altas. El director general del Medio Natural, Alberto Contreras, es claro al dar las claves para que el plan sea un éxito: rapidez, eficacia y contundencia.

El plan de prevención y extinción cuenta con un presupuesto en este año 2006 que asciende a 25 millones de euros.

Hay 35 cuadrillas terrestres y a partir de ahora va a haber 8 helicópteros activos (con sus correspondientes cuadrillas helitransportadas). En cuanto a hidroaviones hay 3; uno en Monflorite y dos en Zaragoza.

La prevención ha tenido este pasado invierno una especial importancia, ya que se ha estado trabajando en la apertura de cortafuegos. El Gobierno de Aragón quiere crer en cinco años un total de 1.000 kilómetros de cortafuegos. El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, destaca que es esencial contar con estos espacios, ya que permiten luchar con más eficacia contra el fuego y beneficiar la seguridad en el trabajo de los operarios.

Se recomienda no bajar la guardia en esta materia, ya que, aunque la población en general está mentalizada de la importancia de luchar contra el fuego, se producen frecuentes negligencias y despistes que pueden poner en jaque a los efectivos contra-incendios.

Las últimas horas han estado marcadas por los incendios que han afectado a los términos municipales de Aguas, Ibieca y Velillas; sobre todo ha preocupado un foco en Ibieca que se encaminaba a una ermita de valor patrimonial y también por su proximidad al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Durante la noche continuaba la labor de vigilancia y durante la mañana de este jueves se extinguirán estos incendios que han afectado especialmente a terreno de cultivo. Se ha de profundizar en la investigación sobre las causas pero se apunta inicialmente a chispas procedentes de cosechadoras.

Comentarios